domingo, 2 de octubre de 2022

Pregón de la Feria de Real de Alcaudete 2022



Buenas noches

Sr. Alcalde

Sra. Concejala Festejos y resto de miembros de la corporación.

Estimados Quini y Domingo,

Familiares, amigos, ciudadanos y ciudadanas de Alcaudete.


Antes de iniciar este pregón, quiero agradecer vuestra presencia en esta noche tan especial, en la que reanudamos la sana costumbre de juntarnos para celebrar la Feria Real de Alcaudete, tras dos años sin poder hacerlo. En primer lugar, quiero mostrar mi agradecimiento a Valeriano Martín y a Mica Morales que, como alcalde y concejala de festejos, respectivamente, pensaron en mí como pregonera de estas fiestas. Desde el momento en que recibí la llamada de Valeriano me he sentido tan orgullosa como asustada. Orgullosa porque no puede haber un honor mayor para una ciudadana de Alcaudete que ser pregonera de la Feria Real, pues supone un reconocimiento a mi trayectoria personal y profesional por parte de mis propios vecinos, lo que rompe con el refrán de “nadie es profeta en su tierra”. Asustada porque han sido personas notables las que me han precedido, referentes para todos nosotros en distintos ámbitos de la sociedad y cultura alcaudetenses. En segundo lugar, tengo que hacer especial mención a mi marido, Manolo, que hoy se ha hecho más de trescientos kilómetros para poder acompañarme y mañana le esperan otros tantos para volver a su puesto de trabajo. Gracias por estar siempre a mi lado. Gracias también a mis hijos, Irene y Juanma, que han soportado las ausencias de una madre trabajadora por las mañanas y escritora por las tardes. Os quiero.

Para mí representa una gran responsabilidad pronunciar las palabras que supondrán el inicio de una Feria que va más allá del jolgorio y la diversión, que entronca con nuestras raíces ancestrales, cuando se hacía necesario el encuentro comercial al final del verano, y del que aún nos queda un vestigio de aquellos tiempos, el concurso hortofrutícula.

Cuando me pregunto cómo he llegado hasta aquí, qué hechos han desencadenado que alguien considere que merezco ocupar este lugar, llego a la conclusión que estoy aquí por la matemáticas.



Sí, ya sé que ustedes me conocen por la literatura, por los libros, los relatos que publico en las revistas del pueblo, o por las obras de teatro que han representado mis compañeros el grupo Imperium. Otros me conocen por mi puesto en el Área de Desarrollo del Ayuntamiento, donde ando siempre estresada, gestionando ayudas para las empresas, organizando cursos y pidiendo subvenciones para mejorar la formación y el empleo de nuestro pueblo. Por cierto, en pocos días, se cumplirán treinta años de mi llegada a este puesto de trabajo y considero que el honor de dar este pregón, aparte de un reconocimiento a mi carrera literaria, también lo es a mis años de servicio público a los ciudadanos y ciudadanas de Alcaudete. Siempre he intentado dar lo mejor de mí, y me he sentido acogida y ayudada por mis compañeros y compañeras, desde que llegué al Ayuntamiento con solo veintitrés años y muchas ganas de aprender.


Ah, sí, lo de las matemáticas se lo contaré un poco más adelante.

A esta feria llegamos con ganas, con ilusión, han sido dos largos años en que los que la vida se ha mostrado inclemente con nosotros, en los que los virus que antes solo aparecían en las películas de ciencia ficción, han saltado a la realidad y nos han golpeado con fuerza. Y cuando empezamos a controlar el Covid con las vacunas; nos llega la guerra, a esta vieja Europa donde ya nos creíamos a salvo de conflictos. Y la guerra nos ha traído subida de precios en la electricidad, el gas, los combustibles, los alimentos... La temida inflación, que nos trae por la calle de la amargura. ¡Ya basta!, no voy a pasarme este pregón quejándome de lo mal que está todo; para amargarnos la vida ya tenemos los telediarios y las redes sociales. Yo he venido hoy aquí para abrir un paréntesis, hablando de matemáticas, un paréntesis que durará hasta el domingo, durante cinco días nos vamos a olvidar de todo, nos pondremos nuestras mejores galas, desempolvaremos el vestido de flamenca, si hay que hacer algún arreglo se le hace, que durante la pandemia horneamos muchos pasteles y los kilos de más siempre se van al mismo sitio, que ya podrían quedarse un poquito más arriba.



En este paréntesis de fiesta y alegría no están permitidos el aburrimiento, la tristeza ni los malos rollos, todo eso lo dejamos fuera, bien aparcaditos, para que no nos multen los nuevos municipales, que son de libretilla fácil. Para meternos aquí dentro solo necesitamos ganas de divertirnos y algo de dinerillo, que la vida se ha puesto muy cara, también para los feriantes, que bien malamente que lo han pasado estos años de pandemia. A los niños hay que traerlos limpitos y duchaditos, que ya se ensuciarán ellos con el albero del parque, y los padres deben venir dispuestos a refrescarse con una cerveza o un buen rebujito, y a mover las piernas al ritmo de los grupos musicales de la caseta municipal. ¿Los jóvenes? Esos que vengan como les dé la gana, de todas formas no van a hacer caso de lo que les digamos.


Debemos sentirnos orgullosos de nuestro pueblo, porque nuestro pueblo somos nosotros. No son los ladrillos que forman las casas, ni las calles, ni los jardines; sin los alcaudenteses todo eso sería nada. Y debemos sentirnos orgullosos de nuestra feria, una feria abierta y acogedora, que no distingue entre clases sociales o edades, todos tienen sitio en el parque de la Fuensanta, a los pies de nuestra querida Virgen, que este año por fin será coronada. Un enclave privilegiado que muchos pueblos envidian, pues no cuentan con estos hermosos árboles que nos acogen, que dan sombra a la feria de día y permiten el disfrute de niños y mayores. La Feria Real de Alcaudete es de todos, podemos disfrutar en armonía, cada uno haciendo lo que le apetezca, mientras que no se meta con nadie. Y mucho menos con las chicas, que a esos, a los que no respetan a las mujeres, en un pispás los sacamos del paréntesis de una patada en el cu…., trasero.


Sí, es para todos, pero no me negarán que quiénes más disfrutan estas fiestas son los niños. La felicidad, ese concepto abstracto que tanto nos cuesta definir, algunos incluso escriben libros enteros para hacerlo, la podemos encontrar fielmente reflejada en sus rostros. En el brillo de sus pupilas, en el paso acelerado hacia la zona de las atracciones, mientras que los padres tratan de retenerlos un poquito más, porque saben que cuando entren allí no habrá salida, quedarán atrapados entre el tren de la bruja, el tíovivo y los hinchables. Sufridos padres, y sobre todo madres, que nosotras caminamos sobre un artilugio de tortura más cruel que los que usó la inquisición en sus mejores días, vamos, sobre unos zapatos de tacón. Siento pena por estos padres que contemplan embobados a sus pequeñuelos, mientras que piensan en lo fresquitas que deben estar las cervezas en cualquiera de las casetas de las cofradías. No hace tanto yo era una de ellos, recuerdo las intensas negociaciones con mis hijos antes de salir, sobre el número de veces que se montarían en los “cacharricos” al llegar, después de cenar y antes de irnos. Aún así, más de un día los hemos tenido que sacar de allí a la rastra.



Y es que ahora los padres somos muy protectores y no queremos perder de vista a nuestros polluelos, en mis tiempos, desde muy temprana edad me desenvolvía sola entre las atracciones, claro que en Noguerones no era fácil perderse, y siempre había algún hermano mayor pendiente de mí, aunque yo no lo supiera. Mi verdadera “perdición” eran los coches locos. Me dejaba allí todo el dinero y, cuando ya se me había acabado, me quedaba junto a la pista, disimuladamente, por si veía a alguien que se subiera solo y quisiera invitarme. Cuántos golpes recibí en aquellos años de conductora sin carné, tantos o más de los que dí, creo que mis problemas de cervicales pueden venir de esa época. Pero, ¿a quién no le gusta los coches de choque? La emoción al coger un volante, de ser dueño de tu propio destino, sentir la brisa en el rostro mientras suena alguna canción de Camela de fondo. Por cierto, que nadie se pierda la actuación de este grupo, que es gratis, y como he dicho antes, la vida está muy achuchá y hay que coger las ofertas al vuelo.

En fin, no me podéis negar que los coches locos son una de las atracciones de feria más emocionantes.


Yo siempre quise ser dueña de mi destino, me dirán que todos podemos serlo, pero no es tan fácil, al menos no lo era entonces, cuando vivía en Noguerones y soñaba con marcharme de allí. Las calles empedradas, oscuras en las noches sin luna, pues aún no había farolas, vacías de coches y llenas de niños asalvajados, eran a la vez mi reino y mi prisión. Conforme iba creciendo comprendía que mi vida ya estaba escrita, que una vez acabara la EGB, mi madre me llevaría a algún taller de costura y en el invierno trabajaría en la aceituna, como hacían todas las muchachas de mi pueblo, o la gran mayoría de ellas. Por eso, cuando me subía un coche de choque y sentía el viento en mi cara, me sentía fuerte, invencible, capaz de superar todos mis miedos, y soñaba que me trasladaba a otro universo, donde yo podía ser la dueña de mi futuro.

Tuve suerte de que las matemáticas me echaran una mano para cumplir mis sueños.

La gente de mi edad y los que son mayores que yo entienden bien de lo que les hablo, entonces no había tantas oportunidades para estudiar, y para las niñas aún menos. Durante muchos años una cultura machista y patriarcal había relegado el papel de la mujer al de madre y ama de casa, y eso era difícil de cambiar; aún hoy tenemos que seguir en la lucha, y esta lucha cansa, cansa explicar una y otra vez que las mujeres solo buscamos la igualdad de oportunidades no ser superiores a los hombres, ni mucho menos.

¡Vaya, que me he salido del paréntesis festivo y me he metido en una manifestación del 8M! Perdonadme, es que en cuanto me descuido me sale la vena feminista, pero ahora mismo suelto el cartel de “No es no”, y cojo el de “Feria, feria, pedazo de caseta que nos vamos a montar…”




De la feria de Alcaudete apenas tengo recuerdos en mi infancia, si acaso alguna imagen difusa de cuando mi cuñado Francisco y mi hermana María, a la que tanto echo de menos, aunque sé, que de alguna forma ella sigue a mi lado, nos traían de la mano a mi hermana Lola y a mí, por el paseo del parque. Por entonces no era tan fácil desplazarse de un pueblo a otro, además, mi madre era enemiga de cualquier medio de transporte, eso de subirse a un autobús o a un coche la mareaba solo de pensarlo. Si tenía que venir a Alcaudete para hacer alguna compra, esa noche no dormía. Sin embargo, a mí siempre me ha encantado viajar y nuestras visitas a las tiendas de la Plaza y la calle Llana, ya sabéis Salido, Tejidos Novedades, Manolo, Calzados Pajares... Estas visitas no eran frecuentes, solían estar asociadas a alguna fiesta: Semana Santa o Feria, o al inicio del curso escolar. Antes ni se compraba ni se tenía tanta ropa como ahora. Para mí estos viajes eran toda una aventura, me asombraban las casas señoriales, las iglesias y el Castillo, aunque antes no era ni la sombra de lo que es ahora, debemos sentirnos orgullos del trabajo realizado por las distintas corporaciones municipales para situarlo entre los mejores de la provincia. Me embelesaba viendo caras nuevas, asomándome a otro mundo más grande que mi reino de calles empedradas.

Sin embargo, si en esa época hubiera existido, creo que mi madre habría disfrutado haciendo pedidos a Amazon, cómodamente sentada en el sillón de su casa, sin autobús ni biodramina de por medio.


En fin, volvamos a nuestro paréntesis de fiesta y diversión, ¿se han dado cuenta de que la feria se disfruta con los cinco sentidos?

La vista, que nos ofrece los colores de las flores de papel que adornan las casetas, de los vestidos de faralaes que circulan por el paseo, de las luces deslumbrantes de las atracciones, del negro del vinito atravesado por el color canela del barquillo, del verde de los árboles que nos acogen bajos su copas, del azul de un cielo limpio, que quisiera unirse a la diversión y nos mira con envidia desde arriba. Digo yo que, por eso, a veces nos llueve en la feria, porque las nubes se quieren subir también en los coches locos.

El oído, que nos trae los sonidos de la música de sevillanas, que nos invita a bailar aunque no sepamos los pasos, el trote de los caballos, las sirenas de los cacharricos, las voces grabadas de los puestos de comida, el murmullo de las risas, las palmas y el quejío del flamenco…

El olfato que se abre paso en nuestra memoria con más fuerza que ningún otro sentido, la feria huele a algodón de azúcar, a melocotón maduro, a patata asada, a gambas y carne a la plancha, a colonias buenas y sudor del malo, que de todo hay.

El gusto por lo nuestro, por el sabor amargo de la cerveza, el dulce del palicream, el fresco del rebujito, el sabroso del jamón y el queso, el aliño de las aceitunas…

Y el tacto de los abrazos, de los besos de los reencuentros con esas personas que tanto nos importan y que viven lejos, pues a veces solo nos vemos en momentos como estos.




Porque esta feria también es de los que viven lejos, de aquellas personas que hace años tuvieron que emigrar de esta tierra para buscar su futuro fuera de Andalucía, y que regresan cada septiembre con la ilusión renovada de encontrarse con sus familiares y amigos. Hace unos años tuve la suerte de estar en Manlleu y en Santa Margarita de Montbui y entendí lo importante que Alcaudete es para estas personas. Se notaba en la calidez y el cariño con los que nos acogieron, la emoción que les embargaba cuando hablaban de su familia, de su casa, de su calle, de su pueblo…

A todos esos hombres y mujeres quiero dedicar este pregón, pues la feria también es de ellos, de los que han podido venir y de los que añoran en la distancia el paseo por el parque.

No puedo evitar emocionarme cuando pienso en los emigrantes y en honor a ellos, hagamos también sitio en nuestra feria a los que vienen de otros países, aunque no tengan nuestro color de piel o nuestro acento, pues estas personas también han dejado atrás una familia, una casa, una calle, un pueblo…


Como decía antes, apenas tengo recuerdos de la feria de niña, pero sí de adolescente. Empecé a venir a Alcaudete con once años, en sexto de EGB, pues no había suficientes aulas en Noguerones, si a lo que teníamos allí se le podía dar ese nombre, estaban ubicadas en edificios viejos y cochambrosos, sin apenas recursos ni medios didácticos y baños en un estado deplorable. Sí, de eso hace unos cuarenta años, no estoy hablando de la prehistoria. El impacto fue tremendo al llegar a un colegio como el Virgen del Carmen, recién estrenado, todo nuevecito y bien equipado. Además, el resto de los niños nos acogieron con un cariñoso apelativo que gritaban cada día al bajarnos del autobús: Cortijeros, cortijeros… Y a mí me daba igual, que ya me consolaba yo con los libros de la biblioteca, una palabra desconocida para mí hasta que llegué a ese colegio. Una palabra mágica que me deslumbró cuando, ya en el instituto, llegué a la biblioteca municipal y tuve cientos de libros a mi alcance. Belén Romero, la bibliotecaria de entonces, puede dar fe de los libros que devoraba.


Me estoy yendo por las ramas, pero alguien me dijo que escribiera el pregón con lo que me saliera de dentro, que no tratara de gustar a los demás, sino a mí misma. Y de dentro me salen recuerdos de este mismo parque, tantas veces recorrido hasta el Santuario de la Fuensanta para implorarle que nos ayudara a aprobar algún examen. De los viejos bancos de madera, maltratados por cientos de estudiantes dispuestos a dejar marcado su nombre a punta de compás; de los bocadillos que los “cortijeros” de Noguerones, Bobadilla y Sabariego nos comíamos día tras día en esos mismos bancos, pues no había comedor ni dinero para ir a un restaurante; de los primeros amores, aunque fueran platónicos. De los días que hacíamos novillos para ver en el kiosko la telenovela de Los ricos también lloran, ¿recuerdan? o para jugar a un limón medio limón con un litro de calimocho. De las risas compartidas en clase con mis amigos Ascensión, Paco, Nines, Montse, Manoli, Raquel, Mateo, Mari Carmen, Angeli, Carmelo y tantos otros. Del tren, que por entonces aún pasaba por lo que ahora es la Vía Verde, que obligaba al autobús a detenerse algunas tardes y que yo observaba embobada, como si pudiera llevarme a otros mundos más emocionantes.

A estas alturas del pregón, ya se habrán dado cuenta de mis ganas de volar, de marcharme de esta tierra; años después he comprendido que, en realidad, no quería irme de aquí, sino huir un destino marcado por la tradición, en el que me sentía asfixiada, en el que no podría realizarme como la mujer creativa que soy.


Un momento, aún no he contado lo de las matemáticas, y ya me he metido en el instituto, así de sopetón, y os aseguro que no fue tan fácil, que costó mucho convencer a mis padres. Llegué al instituto por las matemáticas y por una persona a la que siempre admiré, Salvador Serrano, el maestro que habló con mis padres para que me dejaran seguir estudiando. Y es que con catorce años gané un premio de matemáticas que me cambió la vida, que dio un vuelco a mi destino y me sacó de Noguerones, lo que yo siempre había soñado, ¿recuerdan, los coches locos, la brisa en el rostro…? Fue la primera vez que salí en un periódico, y estaba para comerme: catorce años, vestidito de flores con volantes y calcetines de encaje, vamos, un cromo. Lo mismo que las niñas de ahora que con esa edad ya dan clases de maquillaje en Ticktock. A lo que iba, este premio me permitió seguir estudiando, terminar una carrera y adquirir la suficiente cultura para ser escritora, me dio los medios para irme de Noguerones y para regresar a Alcaudete. Quería volar lejos, pero el destino me devolvió a mi tierra, y aquí estoy, agradecida de vivir en un pueblo como el de Alcaudete, y de ser la pregonara de su Feria.


En esa feria adolescente, recuerdo que vivía con intensidad mis primeros años de libertad, compartiendo con mis amigos las veladas en el Patio Andaluz, los bailes en la caseta, las botellas de palicream y unas ganas enormes de comernos el mundo, que se mostraba nuevo y brillante, como si estuviera recién estrenado. Me quedaba en casa de mi tía Francisca, y venía a la Feria desde la calle Fuente Zaide con mis primas Paqui, Toñi y Fini; subíamos alegres y bulliciosas, bajábamos cansadas y con los zapatos de tacón en la mano, exhaustas de tanta fiesta y diversión. Sin embargo, al día siguiente, nos levantábamos las primeras para irnos a la feria de día, pues queríamos vivirlo todo, sin dejar atrás ningún instante.



 Hay que ver cómo nos marca la infancia, cómo somos fruto de los primeros años de nuestra vida y cómo regresamos a ellos cuando nos hacemos mayores, como si quisiéramos refugiarnos de una muerte segura. En eso se convirtió mi padre en sus últimos años, en un niño grande que se dejaba cuidar, y me vienen a la cabeza ahora, todos esos septiembres en los que me pedía que lo trajera a ver la feria de ganado y el concurso de la fruta. Hombre pegado a la tierra, como muchos de los que estamos aquí, pues aunque ahora trabajemos en otra cosa, el olivar y las huertas siguen recorriendo nuestras venas, las profundas raíces de los olivos son las nuestras, las que nos unen a esta tierra. La feria de ganado se perdió, pero aún sigue viva en nuestro recuerdo, en el mío y en el de mucha otra gente, seguro que también en el de mi sobrino David, el año que se empeñó en que su padre le comprara un caballo y lo subieran a la terraza, en un tercer piso. Lo que lloró ese niño, lo que nos pudimos reír nosotros ese día.

Afortunadamente, el concurso hortofrutícola sigue resistiendo, es más, cada año adquiere más relevancia y traspasa nuestras fronteras, gracias a los medios de comunicación. Qué les voy a contar de esos puestos de fruta y verdura que ya no sepan, de las calabazas gigantes o de los aromáticos melocotones.

A mí, incluso, me inspiró un relato. Supongo que muchos de ustedes conocen la serie de historias que bajo el nombre genérico de Alcaudete Imaginado, he ido publicando en distintos medios. Por estos relatos han pasado lugares emblemáticos de nuestro pueblo, he imaginado historias en el Castillo, la Plaza, la Ermita de la Fuensanta, la Fuente la Villa, Fuente Zaide, Laguna Honda, El Calvario y tantos otros.

Me voy a permitir leerles un fragmento de ese relato que transcurre en la feria, en el que el espíritu de una joven, visita cada feria al nieto de su primer amor y siempre se citan junto a los puestos de la fruta.

Era nuestro sitio favorito para citarnos en la Feria de Alcaudete. Me decía: te espero junto a los melocotones blancos. Cuando yo llegaba, la encontraba envuelta en el aroma intenso de esa fruta tan característica de nuestra tierra. Mi padre me contaba, una y otra vez, que venían camiones de Murcia y se marchaban rebosantes de los duraznos de nuestras huertas. Se lo decía a ella y sonreía con superioridad, como si ya lo supiera todo. Paseábamos despacio junto a los montones de fruta y verdura, que competían en vistosidad y fragancia, para atraer las miradas de la gente. Disfrutábamos del rojo intenso de los pimientos, del verde apagado de los melones, del amarillo alegre de los membrillos, del recatado gris rojizo de los ajos, de las lacrimógenas cebollas, de las tímidas nueces aún envueltas en su cáscara, del grandioso tamaño de las calabazas, del trabajado dulzor del pan de higo, de la tosquedad de las peras de invierno… Sin embargo, siempre acabábamos al lado de los melocotones, aspirando la fragancia de aquellas pequeñas montañas artificiales.”

Y hablando de melocotones, recuerdo que, en una ocasión, estuve en un charla en la que un ingeniero agrónomo nos contó que se daban tan bien en nuestras huertas gracias a los componentes químicos del suelo. Y no digo yo que no, pero creo que también tiene mucho que ver el amor con que nuestros hortelanos cuidan la tierra en las riberas del los ríos Víboras y San Juan. Qué sería de mi huerta sin los cuidados de mis hermanos Alfredo y Rafa, qué hasta premios hemos ganado algún año, y bien contenta que estoy de haber arrancado los olivos y plantado frutales, tenemos que recuperar nuestras huertas, son parte de nuestro patrimonio y de nuestra memoria colectiva.

Si es que nos nos falta de ná, en esta tierra rica en manantiales y habitada por gente de bien.

Y lo que no nos faltan, son las ganas de divertirnos, de bailar y reír, de meternos en el paréntesis y ser felices durante cinco días, porque nos merecemos disfrutar, merecemos dejar a un lado las preocupaciones y reunirnos con la gente que nos quiere.

Los alcaudetenses hemos trabajado duro durante todo el año, hemos sufrido los rigores del invierno cogiendo la aceituna de nuestros olivares, para fabricar el mejor aceite del mundo. Nos hemos levantado temprano para ir a la fábrica, a veces ni nos hemos acostado, para que se llenen de muebles los hogares, para que no faltan los productos esenciales en muchas casas. Hemos elaborado las hojaldrinas y los mantecados que endulzarán las navidades de muchos españoles y otros tantos extranjeros. Hemos abierto nuestro pequeño comercio, bar o restaurante para dar vida a nuestro pueblo. Porque los pueblos tienen vida gracias a los pequeños empresarios que arriesgan su tiempo y dinero para poner un negocio y a los hombres y mujeres que trabajamos por sacar adelante a nuestra familia, por darles un futuro a nuestros hijos.

Por todo esto, y muchas más cosas que se haría interminable nombrar, !nos merecemos disfrutar de la Feria Real de Alcaudete y ser felices!


¡Viva la feria de Alcaudete!


14-09-2022


sábado, 23 de abril de 2022

No quiero princesas llega a Alcaudete

Mi última obra llegará a Alcaudete tras pasar por varios pueblos de la provincia de Jaén. Se representará el 2 de mayo a las 19:00 en el Teatro Municipal. La entrada es gratuita hasta completar aforo. 



sábado, 9 de enero de 2021

Quiero presentaros mi página en Contexto Teatral, y dar mi agradecimiento a los profesionales de Nuevenovenos (Eva Redondo, Dani Ramirez y Marcos Vilariño) que hacen posible esta plataforma de difusión de forma totalmente altruista. Y que pone en contacto a autores/as actuales con los profesionales del teatro (compañías, directores, escuelas de teatro, actores, actrices, etc.) Para mí es un honor estar entre reconocidos dramaturgos y dramaturgas de nuestro país y espero que pronto alguien se interese por mis obras.

jueves, 12 de marzo de 2020

Entrevista por Alberto López Escuer





Es un placer entrevistar a Felisa Moreno Ortega para "Viendo la vida pasar", con ella hablamos de teatro y literatura un binomio que tan bien conoce Felisa no en vano ha escrito varias novelas y obras de teatro. Una escritora que disfruta con la dramaturgia y la narrativa lugares donde la magia se da de formas distintas , una magia llena de belleza.
·        Felisa has escrito Cuentos, relatos, novelas ¿Como surgió la idea de escribir teatro?
Fue a raíz de la publicación de un libro de relatos titulado Cuentos Caníbales. Los beneficios de este libro los destiné a la Asociación Española Contra el Cáncer y un grupo de teatro local, relacionado con esta asociación, preparó la adaptación de uno de los relatos y la llevó a escena el día de la presentación. Para mí fue impactante ver a mis personajes cobrando vida y moviéndose por el escenario. A partir de ese día decidí que quería escribir teatro y empecé a prepararme para hacerlo, leyendo manuales de escritura dramática y obras de otros autores.

·        ¿Cuántas obras de teatro has escrito hasta ahora?
Me resulta difícil precisar con exactitud, sé que son ocho largas, cuatro comedias y cuatro dramas, y más de treinta entre breves y mínimas. Lo cierto es que he hecho el recuento para esta entrevista  y me asombra tener tanta producción, pues solo llevo cinco años escribiendo teatro.

·        ¿Qué te resulta más fácil escribir novela o teatro?
Pues, en consonancia con la respuesta que he dado a la pregunta anterior, me resulta más fácil escribir teatro. Una novela me requiere mucho más tiempo, tanto para escribirla como para revisarla, con algunas he estado más de tres años. Una obra de teatro larga puedo acabarla en dos o tres meses, incluidas las revisiones. Disfruto mucho con la dramaturgia, me parece apasionante, más ágil y directa que la narrativa, pero también te permite momentos de calma y belleza estilística.

·        ¿Todas se han representado?
No, no todas, pero estoy satisfecha con el nivel de representación de mis obras, pues puedo decir que más del cincuenta por ciento han llegado a los escenarios. Y algunas de ellas han sido reconocidas con premios a nivel nacional e internacional. Me gustaría destacar “La luz prestada de la Luna” un drama sobre la prostitución y la trata de blancas, que obtuvo el premio nacional Martín Recuerda de teatro. Esta obra se estrenará en 2020 en el teatro Isabel La Católica de Granada.
También quisiera incidir en “Alojamiento gratuito”, una comedia sobre la vejez y las relaciones intergeneracionales. Esta obra ha sido publicada por la editorial madrileña Acto Primero y me gustaría que también fuera representada este año. Quizás, por primera vez, me atreva a ser yo la directora de una de mis obras. 
·        ¿Has experimentado la magia del teatro?
Sí, claro que sí. En cada función, cuando veo a mis personajes en escena y compruebo que el público reacciona como yo quería; cuando se ríe en el momento que había previsto que lo hiciera; cuando los espectadores se acercan a mí a final de la actuación y me dicen que se han emocionado con mi historia. Siempre he pensado que la literatura tiene magia, que se establece una conexión especial entre escritor y lector, en el teatro, esta magia es más inmediata e intensa.
¿Qué dramaturgos han sido tus referentes?
En la comedia he leído, entre otros,  a José Luis Alonso de Santos, Jardiel Poncela, y en teatro mínimo destacaría las “pulgas dramáticas” de José Moreno Arenas. Considero imprescindibles a Shakespeare y Calderón de la Barca, aunque aún me quedan lecturas pendientes de ellos. Y en la dramaturgia actual tengo especial debilidad por Alberto Conejero, que consigue trasladar la poesía a la dramaturgia sin caer en el exceso. Al llevar, relativamente, poco tiempo interesándome por este género, aún tengo muchas lecturas pendientes. Reconozco que he de profundizar en el conocimiento de los clásicos, a la vez que investigo dramaturgias nuevas, que me ayuden a encontrar mi propia voz.  
·        Dice la leyenda que la relación entre los autores y los directores no siempre es fluida ¿Como es la tuya con los directores que llevan al escenario tus obras?
Hasta ahora no he tenido demasiados conflictos con los directores de mis obras. Considero que la escritura, al contrario de lo que ocurre en otros géneros, es solo una parte del resultado final, que puede que no llegue ni al cincuenta por ciento. El director, los actores, los técnicos, etc. que intervienen en la puesta en escena tienen mucho que aportar para lograr el éxito de una función, por eso merecen todo mi respeto hacia su trabajo. Si me piden opinión, la doy, pero, normalmente, los dejo trabajar sin inmiscuirme.
·        ¿Cómo vives el día del estreno de una de tus obras?
Es un día de nervios, desde que me levanto. Sabes que la obra está muy trabajada, esperas que funcione y que el público disfrute de ella, pero siempre te queda la incertidumbre. Solo hasta que empieza la función y notas que todo fluye, no te quedas tranquila. Después es hermoso: los aplausos, el encuentro con los actores y el director o directora, con el público que se acerca a saludar… Sientes que todo el esfuerzo, que todas esas horas que has dedicado a escribir merecen la pena.

·        Nos han dicho que "Cuidado con lo que deseas" se va a llevar al escenario en Navarra ¿Qué te parece?
Estoy muy contenta de que esta comedia se represente en Navarra, creo que es lo más lejos que han llegado mis obras hasta ahora, si exceptuamos una lectura dramatizada que si hizo en Atenas en 2019. Además, me hace especial ilusión que sean un grupo de jóvenes los integrantes del grupo de teatro Valle de Ezcarbarte dirigidos por alguien tan apasionado del teatro como es Alberto López Escuer. Esta fue la segunda obra que escribí, en plena crisis económica, y aborda en clave de humor los problemas de una familia agobiada por la falta de trabajo y dinero. Espero que tenga allí el éxito que tuvo cuando la estrenamos en tierras andaluzas. Y me encantaría asistir, si nada me lo impide, estaré a allí el día del estreno.

·        ¿Cuáles son tus próximos proyectos literarios?
Siguen centrados en el teatro. Actualmente me encuentro en el proceso de creación de una obra que ha sido seleccionada para el Primer programa de mentoring con autoras de la Fundación SGAE, y estoy siendo tutorizada por la dramaturga Carmen Losa. La escritura dramática la compagino con artículos de opinión y relatos que publico en diversas revistas, por ahora descarto escribir novela.
       
       Entrevista: Alberto López Escuer 

lunes, 24 de febrero de 2020

La soldado rusa


https://youtu.be/a37ssX7ZHuE

martes, 1 de octubre de 2019

Excelente acogida en Noguerones a "Ni siquiera sabía su nombre"

Aforo completo en el Salón del Centro Socio Cultural Estrella Amaro en la representación de la comedia de Felisa Moreno "Ni siquiera sabía su nombre". De nuevo acudimos de la mano de la Asociación de Mujeres Las Nogueras, que celebraba su XVI Semana Cultural. Le representación de la obra culminó con un gran aplauso por parte del público que llenaba el salón. 





















martes, 3 de septiembre de 2019

La luz prestada de la Luna





XVII Premio Nacional de Teatro José Martín Recuerda

Esta obra nos lleva por un camino de incertidumbre y violencia. El hombre protagonista está secuestrado, encerrado en una nave y sometido a tortura por parte de dos mujeres, dos prostitutas que se alternan para atormentarlo. Él no sabe por qué está allí, no consigue recordar nada de su pasado y eso hace que la tensión sea mayor. Ellas, entre golpe y golpe, le cuentan como se vieron abocadas a la prostitución. Conforme avanza la obra, el espectador irá descubriendo que las cosas no siempre son lo que parecen, los personajes se van transformando y asoma su verdadera naturaleza.
Puedes adquirirlo en tu librería habitual y también en diversas páginas on line. Este es el enlace a Aamzon:

https://www.amazon.es/Luz-prestada-Luna-Premio-Recuerda/dp/8478076360

jueves, 4 de abril de 2019


¡OFERTA!
¡EN ABRIL, LIBROS MIL!

Estamos en un mes especial, el  23 celebramos el Día Internacional del Libro y creo que no hay mejor forma de hacerlo que facilitando la lectura. Por eso he decidido poner en oferta todos mis libros, y ofrecer dos ejemplares por tan solo 15€ más 2€ de gastos de envío.
Proceso de compra: Pulsa sobre el botón Añadir al Carro, puedes pagar con Paypal (Pagar con Paypal) o con tarjeta bancaria (Pagar). Después, enviarme un correo electrónico a felisamorenoortega@gmail.com indicando los dos títulos elegidos. O bien, dejar en el proceso de pago un número de teléfono para que pueda llamarte.
Si prefieres pagar por transferencia bancaria, escríbeme al correo antes indicado.
Si vives en Alcaudete, me lo puedes pagar en mano, escríbeme y quedamos.






OFERTA ABRIL




miércoles, 17 de enero de 2018

Alcaudete imaginado: Las caballerizas del Castillo



Alcaudete imaginado: Las caballerizas del Castillo

Aquella cena prometía ser inolvidable, las caballerizas del Castillo Calatravo se ofrecían como el mejor lugar para pedirte que te casaras conmigo. Reservamos con suficiente tiempo para una fecha muy especial, las Fiestas Calatravas, justo en el segundo fin de semana de julio. Buscaría el momento adecuado, cuando el hipocrás, el vino con especias que servían en la comida medieval, me diera el último empuje para pedirte que dejaras a tu marido y que ligaras tu destino al mío de forma definitiva. Con la excusa de un mareo repentino, saldríamos fuera y, con la Torre del Homenaje de fondo, te suplicaría que me hicieras la persona más feliz del mundo aceptando mi proposición.
Nuestra relación clandestina no ha sido fácil, supongo que tampoco lo sería la vida de los monjes en aquel castillo, siempre asediado; envuelto en luchas por defender una frontera que pasaba de un bando a otro una y otra vez. Estas guerras fronterizas  dejaban tras de sí cientos de víctimas, personas inocentes que tan solo querían vivir, más bien sobrevivir, en un mundo hostil. Así me he sentido muchas veces en mi vida, dentro de una lucha continua, ganando algunas batallas, perdiendo otras. Al otro lado de una frontera invisible más infranqueable que los muros del Castillo. ¿No te parece a ti, Sofía, que hemos combatido como verdaderos soldados?
Llegó el día. Estabas preciosa con aquel traje de época, verde como tus ojos de gata salvaje. Marcaba el cuerpo que yo tanto deseaba, el que soñaba cada noche. Él te llevaba de la mano, pero yo sabía que solo tenías ojos para mí. Bajo aquellos techos abovedados impregnados de historias no siempre amables, me sentía con la fuerza suficiente para enfrentarme a todos. Mi brazo sujetaba la espada que haría trizas la incomprensión con la que el resto del mundo vería nuestra relación. Una espada forjada en noches de insomnio, en las que solo podía pensar en ti. No me resultaba fácil regresar a mi cama tras nuestros encuentros, fría como una noche de enero, donde otro cuerpo ocupaba el que yo quisiera que fuera tu lugar. Heladas deberían ser, también,  las madrugadas a la falda del castillo, a la espera de una rendición que, a veces, tardaba meses. Nunca, nadie, consiguió entrar por la fuerza en el Castillo de Alcaudete. Nunca, nadie, logrará romper las murallas que protegen nuestro amor.
Tendremos que luchar como los monjes calatravos, aunque tengo la seguridad de que ellos nunca habrían peleado por nuestra causa. A aquellas caballerizas que ahora nos acogen con la luz tenue de las antorchas, regresaban los caballos, exhaustos por esfuerzo realizado. En las mesas, los manjares medievales nos trasladan a otra época. Entre risas, disfrutamos tomando los alimentos con las manos: no hay cubiertos. Unos actores interpretan la leyenda de la Fuente Zaide, narran las desgracias de un amor clandestino, como el nuestro. Te prometo que no acabaremos igual. No habrá muertes ni llantos, quizás algún grito, una discusión, insultos que no nos harán daño. Nadie decide de quién se enamora, no se elige, no se escoge. El amor crece hasta en los campos más baldíos. En nuestra boda estarán prohibidas las lágrimas, y no invitaremos a la gente que nos señale con el dedo. Solo  sonrisas y pétalos de rosa nos acompañaran en el paseo nupcial.
Ha llegado el momento. La luna se ha vestido de plata para la ocasión. Encerradas tras la puerta de las caballerizas, han quedado las voces de nuestras parejas y del resto de los asistentes a la cena. En mi mano derecha tiembla la cajita del anillo. No me pongo de rodillas, sería muy engorroso con esta ropa. Acaricio tu pelo y digo las palabras que tantas veces he soñado:
-          Sofía, ¿te quieres casar conmigo?
Y tu voz, que se ha vuelto de seda, que ha transformado tus palabras en mariposas que recorren el espacio y el tiempo con una terrible lentitud, me responde.

-          Es lo que más deseo en esta vida, María José.

Cogidas de la mano regresamos a las caballerizas, donde nos esperan los postres y nuestros maridos, con los que, antes o después, tendremos que hablar.

martes, 16 de enero de 2018

Alcaudete Imaginado: La Semana Santa




Alcaudete imaginado: La Semana Santa

Cada año, desde hacía más de diez, esperaba con ilusión que llegara la Semana Santa. Maldecía las veces en las que se retrasaba y tenía que aguardar hasta bien avanzado abril. No era por vestirme de nazareno ni por ver procesionar las hermosas imágenes que albergaban las iglesias y conventos de Alcaudete. Los días previos, sentía la necesidad de salir a correr, de perderme por los carriles de la Sierra Ahillos mientras trataba de recordar cómo era su rostro. No me había atrevido a sacarle ninguna fotografía, ni mucho menos a pedírsela. Tan solo el azul intenso de sus ojos permanecía con fuerza en mi memoria, me traía el recuerdo del mar, ese que a veces contemplaba en los veranos.
Siempre la encontraba durante la representación del Paso de Abraham, en la Plaza. Nada más verla, sentía que los edificios giraban alrededor de ella, que era el único centro de aquel universo de personas que contemplaban entre devotas y divertidas la representación de uno de los episodios de la pasión de Jesús, en las voces afectadas de actores ocasionales. Llevaba un vestido blanco y rebeca azul, el pelo sujeto con un pasador del mismo color, como hubiera querido vestirse a juego con su mirada. Me quedaba prendado de ese aire retro que desprendía su figura. En cuanto ella aparecía, el mundo dejaba de existir. Ya no veía la fachada engalanada del ayuntamiento ni su reloj ni sus escalones de piedra. No existía el Arco de la Villa ni las casas señoriales de fachadas ocres. Había desaparecido la antigua ermita de la Aurora y los macetones de flores del centro de la plaza. Mi mirada se clavaba en su figura, mientras la suya parecía ensimismada en la representación. En ese momento me sentía feliz porque la tenía un buen rato quieta, para mí solo. Podía observarla sin temor, me situaba a una distancia prudencial y dejaba que mis ojos se extasiaran en su belleza.
Antes del Viernes Santo, la buscaba en el recorrido de las distintas procesiones, pero nunca la encontraba. Intentaba localizar su intensa mirada azul tras la capucha roja de los nazarenos  de la Borriquilla en el Domingo de Ramos, la Borriquilla como solemos llamarla. O bajo la verde o granate de El Huerto y Nuestra Señora del Rosario, el Lunes Santo.  El Martes me afanaba en descubrirla tras los pasos de San Juan Evangelista, el Cristo de la Columna, la Virgen de la Amargura o el Cristo de la Agonía. Llegaba cansado a un miércoles en el que las procesiones se sucedían sin clemencia alguna: Virgen de la Piedad, Cristo de la Misericordia y la Virgen de las Lágrimas. También la buscaba entre la gente que contemplaba con devoción el paso de las imágenes. En esos momentos, me hubiera gustado ser como ellos y no estar obsesionado con la figura de una muchacha de la que no sabía nada, que tan solo veía una vez al año y que ocupaba mis pensamientos todos los días de mi vida. El Jueves Santo observaba los pasos, ya casi sin esperanza: Santísimo Cristo de la Expiración, Señor de la Humildad, Nuestra Señora de la Antigua, Jesús Cautivo y la Virgen de las Nieves. Me sentía agotado por mi Vía Crucis particular, por mi persecución a una imagen pagana, que no me aportaba consuelo ni descanso.
Por fin llegaba el Viernes Santo, cada año esperaba el momento con una mezcla de desazón y alegría, temía que no se presentara a nuestra cita, que me dejara plantado bajo el balcón de la plaza donde se representaba el Paso de Abraham. Antes había recorrido el resto de los pasos, sin éxito alguno. Pasada la representación, ella se perdía entre la gente. Por más que intentaba seguirla por la calle Llana, me era imposible. Cuando por fin podía avanzar entre el gentío, mi musa ya había desaparecido. No me daba por vencido y me iba al encuentro de las procesiones que salían ese día: San Elías, Nuestro Padre Jesús Nazareno, la Santa Verónica, la Virgen de los Dolores, y por la noche, el Santo Entierro y la Soledad. El sábado descansaba en mi casa, ya dada por perdida mi misión de búsqueda. El Domingo de Resurrección conseguía reunir fuerzas para buscar entre nazarenos y devotos su amado rostro. Cuando se encerraba el paso en la iglesia de San Pedro, yo me iba a enclaustrarme en mi habitación para sufrir en silencio mi mal de amores.
Esta Semana Santa será distinta, he renunciado a verla, pronto cumpliré treinta años y en mi vida no ha existido otra mujer aparte de ella. Mi madre me mira preocupado, soy hijo único y siempre quiso ser abuela. No iré a ver el Paso de Abraham, ni la buscaré como un loco entre la gente que visita Alcaudete. Me he propuesto olvidarla, sellar su recuerdo en un apartado oscuro de mi memoria. Creo que mi madre ha notado el cambio, mi sonrisa más amplia, la mirada menos tensa. Me pide que la acompañe a visitar a una amiga suya que emigró a Barcelona. Sus padres decidieron irse tras una desgracia familiar, no quiere entrar en detalles. Nada más llegar a la casa, noto un escalofrío. Huele a humedad y a tragedia. Una anciana se mece tranquila en el zaguán, al abrigo de unos rayos de sol que atraviesan el hueco de la puerta, la mirada perdida. Mi madre y su amiga se abrazan. Las dos pasan ya de los cincuenta, pero en sus risas encuentro un deje infantil, como si los recuerdos compartidos las rejuvenecieran. Las dejo que charlen mientras contemplo las fotografías que adornan las paredes. Algunas ajadas por el tiempo y la humedad que suelen acumular las casas cerradas. Creo que me voy a morir cuando veo un retrato de ella. Lleva el mismo vestido blanco, la misma rebequita azul, la misma mirada intensa. Trago saliva, el suelo ha dejado de ser consistente bajo mis pies. Necesito unos minutos para recuperarme. Por fin, logro reunir suficiente aire para preguntar: ¿quién es esa chica? La amiga de mi madre se acerca y mira con devoción el cuadro. Era mi hermana, murió hace muchos años. Nunca lo olvidaré, fue un Viernes Santo, se desmayó en la plaza viendo el Paso de Abraham y no despertó. Por eso llevábamos tanto tiempo sin venir en estas fechas, mi madre no podía soportarlo. Ahora ya no se entera de nada, tiene Alzeheimer.