martes, 6 de abril de 2010

Mami, hoy es el mejor día de mi vida…


… Me ha dicho mi hijo cuando lo he recogido del fútbol, me ha mirado con su carita morena y esos ojos brillantes que hablan sin palabras. Ha metido dos goles y ya casi ni se acuerda cuando la semana pasada su hermana le preguntó “Juanma, de qué juegas, de delantero o de defensa” y él le respondió con una sonrisa triste “de nada, porque nadie me pasa la pelota”. A veces no es fácil ser niño, si llegas el último, si nadie te quiere en su equipo, si te repiten constantemente que eres muy malo, puedes hacer dos cosas: rendirte o luchar, Juanma, al acudir de nuevo al campo de fútbol ha optado por esta última opción y por eso se siente tan feliz, ha superado sus miedos. Hay cosas en las que mamá no puede, ni debe, intervenir.

Hoy, además de goles, ha estrenado mella, es decir, se le ha caído su primer diente de leche. Esta noche le costará dormirse, todos hemos intentado sorprender al Ratoncito Pérez in fraganti.

Los niños estrenan el mundo cada día, para ellos es una gran caja llena de sorpresas, cada jornada puede ser el mejor día de su vida, un par de goles, un diente caído y la visita de un ratón invisible valen más que todo el dinero del mundo.

3 comentarios:

MAR SOLANA dijo...

¡Qué bonito es tu hijo, Felisa!

Su carita de ilusión me ha recordado algo que escribí pensando precisamente en esa alegría indefectible de la niñez:

"La ilusión es un niño que desconoce el miedo y sobrevuela asido a un montón de globos de colores por encima de una indestructible fortaleza hecha con ladrillos de amor y argamasa de entusiasmo"

A ver qué le trae el ratoncillo, jeje...

Besos.

;=)

gustavo dijo...

el c0mentari0, l0 has hech0 tu
"Los niños estrenan el mundo cada día, para ellos es una gran caja llena de sorpresas, cada jornada puede ser el mejor día de su vida, un par de goles, un diente caído y la visita de un ratón invisible valen más que todo el dinero del mundo."
miles de bes0s median0s

B. Miosi dijo...

Qué ternura, Felisa, ese niño lindo con todas las ilusiones reflejadas en su pequeño rostro...

Me ha encantado tu entrada.

Besos, amiga,
Blanca