lunes, 5 de abril de 2010

Una pequeña colaboración


"El olivo, un árbol milenario, no entiende de ecologismo aunque en la memoria de los ejemplares más viejos, de troncos retorcidos y raíces profundas, aún perduran los tiempos en los que los hombres sabían guardarles respeto. Cuando no se empeñaban en asfixiarlos con productos químicos, ni eliminar cualquier posibilidad de convivencia amable con animales y otras plantas. Es el olivar ecológico una isla de vida en mitad de un desértico mar de olivos, una isla que anhelo ver crecer como una mancha de aceite, hasta reconciliar al hombre con el árbol."

Este pequeño texto está dentro de un artículo sobre agricultura ecológica escrito por el periodista Luis Conde-Salazar y publicado en la revista La Fundación. Coincidimos en Facebook y al saber que era de Jaén me preguntó sobre el olivar ecológico, después me ofreció la posibilidad de aportar al artículo unas frases literarias sobre este tipo de cultivo. Es mi primera colaboración en una revista de tirada nacional, me hace ilusión ver mi texto y mi nombre en sus páginas; creo que merece un lugar en mi blog y mi agradecimiento a Luis por ofrecerme esta oportunidad.

4 comentarios:

Rosi(Lucía) dijo...

El olivo, pese a que no entra en el status de árboles elegantes, para mí, es mi favorito. Tal vez sean los recuerdos de ver a mi abuelo plantar esos olivos y esperar durante años su fruto. Me encanta que hayas podido escribir un articulo y ver como bien dices tu nombre y tus palabras en una revista, enhorabuena a ti por ser la autora de dicho escrito y a la persona que te ha dado esa oportunidad. Enhorabuena a los dos.

Goathemala dijo...

Enhorabuena. En nuestra tierra aún más que el olivo reina el herbicida. Ahora es infrecuente ver baldíos y olivares que tengan una mínima riqueza ecológica. Si eres de allí desde hace tiempo recordarás un Jaén mucho más verde que el que tenemos ahora (y no será este año por falta de lluvias).

En un curso de la Universidad de Andújar hace años nos demostraron que mantener una cobertura vegetal bajo el olivar no sólo no afecta al árbol sino que además impide la excesiva evaporación en primavera del terreno.

Luego, en verano, con la hierba seca, antes de la cosecha podría quitarse con facilidad. Pero...

Un saludo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Un bonito texto, Felisa. Me hace recordar el año que trabajé en un IES de tu hermosa provincia, y los olivares que veía todas las mañanas. Un abrazo.

María N. Arteaga dijo...

Hola Felisa.

El olivo es un árbol precioso, lo mismo que tus textos.
Me encanta el olor de aceite que se puede sentir por las tierras andaluzas, tierra de mi madre y de preciosos recuerdos.

Un besico.