viernes, 31 de octubre de 2014

HALLOBLOGWEEN, 2014


Me apunto a la iniciativa de mi amiga Teresa Camesalle, puedes ver más sobre esta forma de compartir relatos terroríficos en su blog: http://www.teresacameselle.com/2014/10/pasen-y-vean-halloblogween-2014.HTML



Título: No abras la puerta

 No abras la puerta a nadie, le dijo su madre antes de marcharse a trabajar, aunque te lo pida por favor, te lo suplique o te prometa cosas maravillosas, ¿entendido? El niño asintió con la cabeza. Era verano, a través de la ventana veía a los otros chicos corretear. Él no podía salir. Había prometido no abrir la puerta de la calle, ni las demás… Se entretuvo jugando con los cromos, hasta que el ruido de los gritos le resultó insoportable. Voces dulces que le pedían por favor que les abriera, voces agresivas que se lo exigían, voces desesperadas.

Si están encerrados es porque se lo merecen, son unos degenerados, le decía su madre, pero él no entendía qué significaba degenerado. Ni entendía por qué apenas les daba de comer ni por qué los torturaba cada noche azotándolos con un látigo. Tampoco comprendía el anuncio de prensa que su madre tenía recortado: “Ama cruel busca sumiso para hacerle sufrir”

15 comentarios:

Esther Planelles dijo...

¡Qué gracia! Al principio evoqué ese cuento infantil de "Los tres cabritillos", por eso, cuando llegué al final, no pude más que reírme de mí misma. La verdad es que da miedo ponerse en el lugar del niño; con toda su ingenuidad, es capaz de percibir el terror que se oculta tras las actividades secretas de su madre.

Felices sustos.

Ginés J. Vera dijo...

Mantienes el pulso y la intensidad hasta el final, reverencia y felicitación, Felisa. Un saludo de todos los santos.

Maribel Romero dijo...

Qué bueno. Desenlace totalmente inesperado. Muy original el planteamiento y cómo nos has tenido engañados hasta el final. Otro modo de concebir el terror.

Un abrazo.

Laura Nuño dijo...

Me has engañado todo el tiempo! Me encanta!
Cada cual busca su propio horror. Muy buen relato.
Un besin,
Lala

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Este sí que es un relato terrorífico!
=(

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Sí que lo es. Y es sorprendente, pensé que alguien iba a tentarlo para que lo dejara entrar. Con los peligros que representa.
Pero no, querían escapar.

Sindel dijo...

Ay que espeluznante este relato! La crueldad en su máximo nivel en esa "ama" que se entretiene con esos niños.
Me gustó mucho! Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

Felisa, me ha gustado tu relato. Está claro que en poco texto se puede agradar, confundir, sorprender e impactar al lector. Enhorabuena.

Un abrazo.

rosa_desastre dijo...

¿Macabro? no sé, inquietante, sorprendente...genialllllll.
Un beso

Charo dijo...

Ja,ja,ja...pensaba encontrarme con algún monstruo terrorífico detrás de la puerta!
Aunque este tipo de dominación también me parezca terrorífico no he podido por menos de reírme...
Un gusto leerte!

San dijo...

Muy buen relato Felisa,llevas al lector con maestría, manteniendole en suspense hasta ese final inesperado.
Besos.

Tracy dijo...

¡¡¡Qué miedoooooo!!!

José Antonio López Rastoll dijo...

Esto del placer en el dolor siempre me ha parecido peligroso. Ahora ya sé por qué. Puedes tropezar con alguien más loco.

Un abrazo.

Inma Cerezo dijo...

No lo habría dicho nunca, suspense mantenido hasta el final.
Muy buen relato.
Saludos!!!

Teresa Cameselle dijo...

Dominas el microrrelato, compañera. Me ha encantado.
Gracias por participar en el Halloblogween.