jueves, 6 de enero de 2011

¿Por qué escribes?

Esta entrada no es nueva, la publiqué en diciembre de 2008. ¿Qué por que la traigo de nuevo? No es que me haya quedado sin ideas, aunque nunca tuve demasiadas, el motivo es que este domingo en la portada de la revista El Pais Semanal venía esta pregunta: ¿Por qué escribes? En el interior encontramos la respuesta de 100 escritores que nos hablan de sus motivaciones para ponerse delante de un folio en blanco o de una pantalla de ordenador, más habitual en estos tiempos.
Entonces recordé que hacía tiempo, aunque no creía que tanto, (más de dos años) yo había expuesto esta pregunta en mi blog. Y como pienso que las respuestas de mis amigos blogueros, aunque no sean tan reconocidos como estos cien escritores, son tan interesantes como las que me he encontrado en la revista, pensé que no estaría mal recordarlas, es por eso que os animo a leer los comentarios de este post, y a dejar los vuestros: Y tú, ¿por qué escribes?



Diciembre 2008
Muchos de los que entrais en este blog teneis la ilusión de ser escritores, escritores profesionales, como dice esa cita que hay en la página del Desván "un escritor profesional es un aficionado que nunca se rinde". Otros quizás no. Me gustaría lanzar desde aquí unas cuestiones, ¿por qué escribes?¿cuáles son tus motivaciones? ¿hasta dónde te gustaría llegar? ¿no tienes miedo al fracaso?¿seremos capaces de no rendirnos?



Os animo a contestar alguna de estas preguntas, quizás entre todos logremos entender porqué se metió en nuestras venas este veneno, del que no se conoce antídoto.

36 comentarios:

MarianGardi dijo...

Hola Felisa, tema interesante que has traido a debatir. Yo, si tengo una vocaciòn es la poesia, pero tambien tengo dos novelas de 250 folios escritas, una ha concursado en el premio Nadal y Primavera. Mi deseo de escribir, yo siempre digo que es un deseo de amar, sueño y me emociona la complicidad que se crea entre un lector seguidor y su escritor; Que puedas hacer reir, llorar,que puedas llegar a estremecer, hasta acariciar en la distancia es algo màgico. Entonces para mi escribir es Amar, no creo en los escritores de oficio, aunque son necesarios para producir, yo con una novela sola que escribiera buena ya me conformaria. El escritor de oficio es necesario para el editor y para el mercado. Yo creo mas en la calidad que en la cantidad, es cierto que el que es muy bueno, cualquier cosa que escriba sera buenisima y un gozo leerla.
Abrazos y Felices Fiestas

Anónimo dijo...

Felisa, cuántas preguntas.... tanta razón tienes !
Te cuento que leo a diario tus lineas, estoy adicta a este fabuloso mundo blogs/internet..
Soy una cobarde en no volcar aqui esos poemas o alunas notas que tengo desde antaño, quizas el temor al fracaso, porque no...
Me encantaría tener la maravillosa facilidad con la que contas para expresar la vida, o tan solo tus pensamientos en este espacio !
Mis motivaciones, la vida misma, el paso de los años, las relaciones humanas...
Espero no rendirme ante las ganas de seguir ante cada sueño.. somos jovenes, tenemos jovenes el corazón.. eso es lo más importante !!
Deseo un 2009 fantástico para ti !
Un abrazo cálido y sincero desde Buenos Aires, Argentina.

Felisa Moreno dijo...

Marian, te has acercado mucho a mis motivaciones, a mí me gustaría que me quisieran, que me amaran por lo que escribo, aún sin conocerme. Estoy de acuerdo también en que la calidad debe estar por encima de la cantidad. Yo sufro cuando escribo porque no soy capaz de escribir mejor, de transmitir todo lo que tengo dentro, de sacar afuera mi alma, extenderla sobre el papel y ofrecerla al lector. Gracias por participar en esta encuesta y Feliz Navidad. Te deseo suerte, compañera.

Carmen Andújar dijo...

Hola Felisa. Es difícil responder a estas preguntas. A mí siempre me ha gustado escribir, y a veces he soñado con escribir un libro y que guste a la gente que lo lee. De todas maneras, lo primero que yo necesito, es aprender a escribir bien; por eso me apunté a Desván. Desde que os he conocido a todos vosotros y he podido cambiar impresionesto es lo que más me ha enriquecido.
Un beso

Felisa Moreno dijo...

Hola amiga argentina, en primer lugar, gracias por seguir mi blog, en segundo lugar te animaría a mostrar lo que escribes, es fácil, sobre todo aquí, en internet, dónde se pierde pronto la vergüenza, al menos a mí me ha pasado. Yo he estado muchos años sin escribir y un día, empecé casi a borbotones. Ahora no puedo parar, disfruto y sufro al mismo tiempo. Y ya no puedo dejarlo.
Besos desde España.

Felisa Moreno dijo...

A mí me pasa igual, Carmen, desde niña soñé con escribir, sin embargo, durante casi veinte años olvidé ese sueño y de pronto reaparece con un fuerza que a veces me desborda, incluso me asusta.
Un beso compañera

MarianGardi dijo...

Elisa, me alegro de que seamos algo complices en esta idea nuclear que has expuesto aqui. Mira; yo tengo una poesia en mi blog que dice: "Si escribo es por amor, mi deseo es romperme en mil particulas, desprenderme de mi. Por amor se abre la margarita cuando le da el Sol, por amor, soy eterea he invisible, amo y a nada ni a nadie pertenezco, soy como un rayo de Luz, rozo, doy calor y me alejo". Aqui me estaba refieriendo a la escritora, desde luego, no a la persona, la Luz son las palabras transmitidas con amor, que si son inspiradas provienen de otros planos.
Yo tambien tengo deseos de amar y de que me amen en amor impersonal. Esto debe provenir del Amor Universal, somos pârte de la Divinidad y respondemos a su llamada, no puede ser otra cosa Elisa, verdad? Un abrazo fraternal

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Hola Felisa,

Yo más o menos escribo por una especie de necesidad, no sé, tú muchas veces has dicho que tenías demasiados mundos interiores y que necesitabas volcarlos hacia el mundo!

A mí me sacar esos mundos, situaciones, emociones, personajes que no te dejan tranquilo. Más bien escribo por necesidad, y no tanto por placer. Es decir, la necesidad de soltar esos mundo es superior al placer. Estoy más cómodo viendo una buena peli, o leyendo un buen libro.

A parte de eso, cuando creo el mundo, muchas veces mi conformidad llega a eso, a crearlo mediante un esbozo y me quedo satisfecho. Pero para el lector eso no es suficiente, es entonces cuando viene la parte del "oficio de escritor" y ahí es dónde entra el taller literario, las técnicas.

Ese aspecto, soy muy ambicioso, quiero escribir genialmente, lo mejor posible. PAra mí el éxito es eso, escribir de "puta madre" y el fracaso es no llegar a ello.

En terminos comerciales, de publicidad, y de gente, para mí sería un exitazo poder vivir de la literatura, aunque sea un sueldo para quedarme debajo del puente, y eso es por una sencilla razón: "dedicarme a la escritura, ganarme la vida con ella, me proporcionaría más medios y tiempo para conseguir mi último fin que es escribir de "puta madre"

(perdonas las palabras, pero es que vienen muy bien al caso)

En fin, escribo por mi necesidad de crear mundos,
y soy escritor por mi amor a la literatura y a superarme cada día en en el manejo de las palabras.

Besos, Felisa, muy buena pregunta.

fonsilleda dijo...

Vendré y escribiré, lo prometo, a ver si mañana puedo.
Ya sabes estos días, las fiestas que llegan, los regalos y todas esas cosas que siempre te prometes no hacer...
Bicos.

P.D. Me apetece además porque no me lo he planteado en serio.

Felisa Moreno dijo...

Muy bien Juanma, creo que has enunciado otro factor común: la necesidad. Es algo superior a nuestra voluntad, necesitamos sacar eso que llevamos dentro. No siempre es placentero, aunque nuestro profe diga que debemos disfrutar escribiendo, a veces es desesperante, sobre todo cuando las palabras no fluyen. Ah, pero cuando la historia te arrastra, cuando los personajes te llevan de la mano, entonces es algo mágico.

Anónimo dijo...

¿Por qué escribo?
1) Porque me hace bien.
2) Porque duermo poco.
3) Porque me permitió matar a mi madre cinco o seis veces.
4) Porque me divierte inventar historias.
5) Porque es una de las poquísimas cosas que me salen razonablemente bien (bah, la medida de razón que aplico es la mía propia, con lo cual soy muy indulgente).
6) Porque el hecho de escribir me dio gratificaciones que nunca hubiera esperado a esta altura de mi vida.
7) Porque fracasé como guionista de cine.
8) Porque me desencanté de mi trabajo.
9) Porque se escribe sentado y no hay que hacer fuerza física.
10) Porque me permite conocer buena gente, como vos, Felisa.
Con cariño, Horacio

Paco dijo...

Un día me senté delante del ordenador y abrí un documento de Word. Empecé a escribir lo que sentía por dentro. Desde ese momento no he dejado de hacerlo.
Me motiva el saber que tengo muchas historias que deseo contar. Cuando veo que la gente lee lo que escribo y es capaz de sentir lo que yo he sentido me dan más ganas de seguir escribiendo.

Mi futuro como escritor profesional, no se si podrá materializarse pero mientras tanto disfruto escribiendo y eso es un buen comienzo.

Un saludo

Felisa Moreno dijo...

Hola Horacio, me encanta que seas tan esquemático, así da gusto. Me quedo con el punto tercero, aunque creo que no deberías decirlo en público, pobrecilla tu madre. Lo cierto, es que escribir permite sacar nuestros instintos más básicos sin miedo a ser reprobados, podemo matar con total impunidad. En mi primera novela me cargué a una madre y siete de sus hijos, creo que no está mal para empezar.
También me quedo con el punto 10, te encuentras con personas magníficas, a las que merece la pena conocer, aunque sea a través de esta pantallita.
Por cierto, no te digo que escribes bien, ya lo están haciendo los críticos de tu país, enhorabuena por el éxito de tu libro de relatos "Los que están afuera", que yo presenté en primicia en este blog.

Felisa Moreno dijo...

Hola Paco, de tu comentario destaco el hecho de ir de lo personal a lo universal. Contamos historias, nuestras o inventadas, qué más da, que el lector hace propias, que las vive. En el momento que las exponemos dejan de ser nuestras. Yo alucino a veces con las interpretaciones que alguna gente hace de mis relatos. Extraen conclusiones que ni remotamente se me habían pasado por la cabeza. Eso también es emocionante y satisfactorio, ver como le dan vida a tu obra.

XoseAntón dijo...

No creo que pueda decir que escribo; lo mío son más bien vómitos. Carezco de constancia y la disciplina que requiere, además es necesario esforzarse y trabajar como un esclavo... Me mueve más la curiosidad, las ganas de saber; que las historias mismas. Mi literatura preferida es el ensayo; cuando descubro un buen pensamiento o idea, me emociono como un niño pequeño. A la hora de escribir, parto casi siempre de ahí; de una idea, mas que de una historia. Ahora, porque lo transformo en relato, eso no lo sé.

Con suerte, y con la ayuda de Ramón, ahora que ya he cogido las vacaciones permanentes, intetaré sumergirme en el largo recorrido, a ver si consigo llegar a novela. Eso me obligará a negociar con los sentimientos también y, solo con pensarlo, ya me asusta. Reconozco que la motivación principal es el juego; disfruto buscándole los tres pies al gato, pero a la hora de transformarlo en palabras sufro como un condenado.

No sé si he contestado a alguna de las preguntas, pero ni yo mismo tengo claro el motivo por el que me he puesto a bailar con las palabras; con lo agradable que es bailar con las chicas guapas...

Bikiños

Mileiby dijo...

¿Por qué escribo?

Con algo debo pagar la tradición sensual
ser gitana en la carne
en el alma


Mucha gente me pregunta, en cada conversación, en cada esquina, el porqué escribo, y aparte de ser una necesidad vital, una manera de volar y transfigurarme, digo que hay un misterio que rompe los sentidos, en mis noches se acerca, me envuelve los poros, me toma por sorpresa, un orgasmo musical se enfrenta a mis ojos que brillan, mis manos se mueven, es otra, la morocha quien escribe, le brotan las palabras, se arrancan a la noche, la doble, y me habla, me dice, me cuenta de otros tiempos, lejanos, mis sueños me gritan, es ella, que viene, despacio, adentro, flota, emerge, espíritu guerrero, antiguo, es mi abuelo, es Fermín, es Cuba, es Canarias.
Sangre bendita, la palabra, los versos, es por eso, es por eso, el oscuro, el fuego que me baña, otra vez, la luz, la primavera, la lluvia, es licor, furia que arremete entre mis manos, que lloran, que ríen, que buscan y saltan, la montaña está cerca, río embrujado, su néctar, su esencia me roza, penetra en mi pecho, se mueve una pena, encima me quema su rayo de luna, me marca, me define, es mía, es mía su armadura de misterio, carga de boleros detenidos por el alma, su silencio pertenece algún lugar del corazón, y su destino, mi palabra, que deshoja todo el viento, que atormenta, que gira, es arena movediza, se cobija entre las nubes, remontando hasta mi casa, se mete en mis cabellos, que luchan con la vida, en las calles, mi ciudad es un espejo que mira por dentro.
El mundo es grande y vuelo, me hago brisa, es el momento claro en mis ojos, que la anuncian, la esperan, en recuerdos, me acostumbra a la duda y me rompo, en celos, rabia, llanto y aparece de nuevo, me lleva, los árboles secretos de mi angustia, la presienten, es ella, que suena a piedra memorial, delirio de los bares, nocturna, noctámbula, es ella, es la metáfora, es la metáfora, estoy presa, poseída, la locura de tenerla cerca me acompaña, para siempre, es por eso, es por eso, por su fuego que me baña.

fonsilleda dijo...

La verdad es que la vida me ha tenido ocupada durante muchos años y ahora que me ha regalado un poco de tiempo, lo invierto en escribir.
Y hablo de inversión porque eso me parece.
Creo que, desde que lo hago, es posible que haya aprendido más que en muchos años de mi otra vida.
La verdad es que comencé desgranando mis recuerdos más preciados. Esos que al final resultan como cuentos vividos por otros y que te hacen soñar.
Abrí un blog y comencé. Ahora tengo dos.
Luego vino una página literaria y, aunque jamás he asistido a ningún taller, parece que no lo hago tan mal.
Es más ya me han propuesto publicar un libro.
Pero no quiero creérmelo. No consigo darme tanta importancia, ni me preocupa.
Escribo porque me gusta y lo paso bien y, si de paso soy capaz de ilusionar, hacer reflexionar o sentir, pues mejor que mejor. Pero lo importante es lo que me hace a mí: reflexiono, invento historias, hablo de sentimientos, escucho y miro, miro mucho. Me escucho y me miro. Y revierte en los demás, en los que están a mi alrededor.
Y creo que eso es amar.
Me encantaría haber sido una gran escritora, es cierto. Pero, a estas alturas leer me causa también una gran satisfacción.
Quizá hubiera podido dedicarme a ello como profesión, pero ahora ya no tiene importancia alguna.
Poco a poco, para mí, también se está convirtiendo en una necesidad y los días en que no lo hago porque nada se me ocurre, no lo paso bien.

Y ahora mi abrazo y mis buenos deseos para las próximos fiestas.

Celia dijo...

¿Por qué escribo?
Escribo desde siempre. Cuentos, novelas, poesías...
Comencé a los 12 ó 13 años llevando artículos al periódico local que curiosamente publicaban. Digamos que la escritura la llevo en la sangre. Pero las circunstancias familiares y de trabajo, hicieron que cortara un poco el hilo de mi pasión. Aunque, como pasión que es, resurgió otra vez hace ya algunos años, y necesito volcar muchos sentimientos y percepciones. Nunca me presenté a concurso alguno, hasta este momento que lo haré, animada por el "profe"
Me pregunté a menudo si el es Ego, quien me empuja a escribir . Creo que en parte tal vez sí, pero primordialmente lo hago porque tengo gran información que me dicta el Alma, un día y otro, y no puedo ocultarlo.
Quiero decir algo y lo digo. Muchas veces no me detengo en pensar si está bien o no. Sólo escribo para decir lo que deseo que otros valoren como mensaje más que como literatura.
Sea por lo que sea, mi vida ahora gira en torno a la escritura, y sin ella estoy segura de que estaría carente de mi "todo" como ser humano.
Buena pregunta.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Porque me divierte.
Las letras son un juego para mí.
Tanto si estoy triste como alegre me sirven para jugar.
Por desahogo... ¡¡y porque sí!!
¿llegar a ser escritora?? bufffff ¡¡soy demasiado vaga!! Pero si alguien me empuja...¡¡¡yo salto!!! :)

juan ballester dijo...

Yo no sé realmente por qué escribo. Imagino que por una necesidad vital, igual que a otros les da por salir al campo o por hacer bricolaje.

Lo cierto es que hay algo misterioso en esto de escribir. Muchas veces me he preguntado si somos cazadores o cazados, si componemos versos o frases elegantes o si los versos y las frases y los personajes nos eligen a nosotros desde el limbo en el que esperan pacientemente a que algún alma incauta se asome al brocal del pozo.
En cualquier caso, disiento de lo que algunos han comentado acerca del oficio. Si por oficio entendemos trabajar las palabras, imponerse la tarea cada día o cada semana de escribir algo, entonces sí creo que el oficio es no sólo conveniente sino necesario, en especial si se escribe prosa. Tal vez la poesía permite escribir más con el corazón que con la cabeza (aun cuando el ritmo del poema es algo básico), pero la prosa requiere trabajar y trabajar, y leer y aprender cada día y nunca renunciar a una idea, por sosa o disparatada que nos pueda parecer. Hasta de una insignificancia se puede extraer una buena historia.

Y vaya, que en mi caso puedo decir que lo único que no hago horrorosamente mal en esta vida es escribir, así que al menos con ello mejoro mi autoestima.

Ah, y creo que nunca se debe escribir para los demás, sino para uno mismo. Ese es un error que se comete muchas veces. Primero gustarnos a nosotros mismos; el resto vendrá solo.

Besos y felices fiestas.

Alberto dijo...

Hola, mi nombre es Alberto y hasta ahora, he sido espectador y seguidor de todo lo que pasa por mi correo de manos de Paco G.Escribano, me gusta ver los temas que tratáis y este en concreto me ha animado a contestar. ¿Por qué escribo?, estuve haciendome esa pregunta durante varios días y debo decir que no he encontrado una respuesta sino mas bien emociones, y ¿que es sino la escritura un conjunto de emociones, sentimientos y vivencias?. Últimamente debido a la alegría que siente mi corazón me he animado a escribir mis pensamientos, pequeñas poesías, alguna canción, un poco de todo y todo porque me siento con ganas de expresarme, me hacen sentirme así y es esa necesidad la que me impulsa y me empuja a escribir todo lo que mi mente y porque no, mi corazón, me dicta. Soy un seguir apasionado de la ciencia ficción y aunque he leído mas géneros, es en esta en la que me siento mas lleno, mi sueño sería escribir ciencia ficción pero reconozco que aunque soy imaginativo y debido a esto también mañoso o tal vez mejor, juguetón, me falta mucho por leer y aprender para quizás, algún día, llegar a escribir un relato corto y porque no una novela, sería interesante, la culminación de un deseo ferviente en mi interior. Bueno después de toda esta disertación o mas bien reflexión, os agradezco la lectura de la misma, feliz navidad y que sigáis siempre así, un cordial saludo. Alberto.

Brisa67 dijo...

Supongo que escribo porque las palabras me convierten en aquello que quisiera ser en el mundo real.
Escribir me dá seguridad, autoestima...,las personas siempre han valorado mi forma de escribir de un modo que nunca sentí que valorasen mi persona.

Comenzé a escribir poemas en la adolescencia cuando me dí cuenta de que a través del papel era capaz de expresar emociones y lograr que otros las entendieran, cosa que no ocurria cuando intentaba expresarme de forma oral.

He quedado finalista en algunos concursos locales de poemas, pero no me considero capaz de escribir de forma comercial.
Escribo lo que siento, cuando lo siento y bajo la prespectiva en que lo estoy sintiendo.

No me he apuntado a ningun taller porque pienso que el día en que alguien me tenga que marcar bajo que pautas debo escribir, mi inspiración desaparecerá.

Sería maravilloso poder vivir de la escritura, pero no me hago expectativas al respecto, pues creo que no cumplo el perfíl del escritor profesional.

Guardo mis escritos con la esperanza de que un día le sirvan de algo a mis hijos.

Un cálido abrazo

NIMRIL dijo...

Hola Felisa:
Preguntarme esto a mí mismo es lo mismo que preguntarme por qué respiro. Para mi el hecho de escribir es lo mismo que respirar. Respirar me permite vivir y vivir significa soñar, amar, aprender, crecer, apasionar, reir, llorar, desengañarse, esperanzarse, significa todo, absolutamente todo y eso es lo que consigo con escribir. Llevo algunos años haciéndo ambas cosas y he de confesar que cada día disfruto más con ambas, ya se han hecho inseparables porque si dejase de respirar dejaría de escribir y por tanto dejaría de vivir. Es así de sencillo.
¿Miedo al fracaso? No, porque a pesar de que mis escritos no lleguen a nadie, yo no dejaré de respirar. Más miedo me da el éxito, sinceramente.

Mercedes dijo...

Muy buena pregunta, Felisa.
Nunca me había preguntado por qué escribo. Sin embargo, un día, alguien me dijo que yo escribía para curarme. Me resultó muy curiosa la afirmación. Yo empecé a escribir por varias razones: una de ellas era porque no me gustaba la realidad. De esa forma, en mis escritos yo inventaba y modificaba esa realidad adaptándola a mi gusto. Inventaba personajes y situaciones y en las que yo controlaba cómo quería que fueran las cosas. Con el tiempo, eso se transformó en una manera de salvar la soledad. Cuando me siento sola, escribo una historia y es como si de pronto apareciera un personaje con el que puedo hablar y comunicarme. De esa forma, vivo y me muevo en otros lugares, otras circunstancias y otros mundos a los que no he podido acceder. Escribir, para mí, es como salir de mi cuerpo y volar. No podría dejar de hacerlo entre otras cosas porque necesito vaciarme en la escritura para volver a llenarme. No sé si me explico: escribo tido lo que mi mente no puede digerir. Luego, cuando lo saco todo, mi "cántaro" se va llenando e impregnando de lo amable que me ofrece la vida y también lo escribo.
Un beso y gracias por tu pregunta.
Merce.

Bluesnight dijo...

Hola Felisa, cada uno de nosotros tenemos nuestros pequeños impulsos para escribir, el mí es dejar fluir lo que llevo dentro, hacerlo patente para aquel que quiera y se pueda alimentar de mis letras. ¿Vivir de ello?, un sueño, difícil pero precioso si se hiciera realidad. Siempre he escrito, de una forma u otra pero, es ahora cuando con más fuerza me enfrento a ese folio en blanco que, en vez de ser un enemigo a batir, es un confidente, donde mi alma se despereza y se expande en cada linea, en cada frase, en cada párrafo. Y, si esas letras pueden llegar y hacer sentir, reflexionar, reir... ya me habré sentido orgulloso de ello, mi trabajo no habrá sido en balde. Somos amantes de las letras que nos abrazan.

Un gran abrazo.

Rose Kavalah dijo...

Escribo relatos porque es una manera curiosa de cambiar el mundo. O de soñar despierto.

Escribo poesía para jugar con las palabras. Se merecen esa extraña atención que rara vez les otorgo por lo mucho que me dan a diario.

Y escribo reflexiones para que cualquiera pueda saber cómo pienso sin la necesidad de preguntarme, pero sobre todo para recordar mañana lo que pensaba ayer.

Martikka dijo...

Hola Felisa.
Yo recuerdo mis primeros escritos a los 10 años, intentando emular a Enid Blyton, con las aventuras de Los Cinco o los Tres Investigadores. Poco a poco nació en mí el deseo de ser escritora de mayor, pero pensaba que era eso, un deseo. Gané algún premio literario en el bachillerato y después, sobre los 18 años, retomé la escritura como lo que quería hacer. Escribí relatos que fueron publicados, gané algún premio finalista y poco a poco ese sueño, inconscientemente, fue haciéndose realidad. Aunque no sabía si era escritora o no. Pero escribía y eso era lo importante. Sentía esa necesidad, sentía las historias nacer en mí y la fuerza de volcarlas. No podía hacer otra cosa. He estado varios años sin presentar nada a concurso, sólo escribiendo (con mi última novela -y ya van seis- llevo casi 3 años), pero este año he presentado varias cosas y he ganado el premio comarcal de narrativa con una novela corta y he quedado finalista en el Premio de México donde compartimos sitio. ¿Soy escritora? Así me calificaban en el periódico de la comarca cuando salió el fallo del premio.
Gane premios o no, publique o no, lo esencial es escribir las historias que imagino, que surgen de ese otro mundo que llamamos "ficción". Escribo porque lo paso bien con ello. Porque me gusta. Y repito, porque quizás no sé hacer otra cosa mejor.

José Luis Muñoz dijo...

Yo suelo decir que escribo como respiro. Si no lo hiciera, me ahogaría. Realmente no concibo la vida sin la escritura, y creo que ambas deberían ser compatibles. Mi vida es la escritura. Siempre lo fue. Y a veces la escritura se ha metido en mi vida, o al revés. Creo, que como otras actividades creativas, se nace escritor y el tiempo, la experiencia, la técnica van puliendo esa roca de todas sus aristas. Escribir te da la posibilidad de ser otro, de meterte en la piel de otro, de er muchos al mismo tiempo, de inventar un mundo, de trasladarte al pasado. Por eso es muy gratificante. Aunque hay muchas veces que uno se siente un simple escribano que escribe al dictado de alguien misterioso que se coló dentro de nuestra cabeza. Luego creo que mediante la escritura, cuando se llega a ese milagro en que tus libros los ves publicados, en los escaparates de las librerías, se alcanza una cierta inmortalidad. Nosotros vamos a desaparecer, pero nuestras novelas, relatos, poemas van a permanecer, quizá emocionen y sean útiles a seres humanos que nos agradecerán en silencio nuestro esfuerzo creativo. ¿No estamos agradecidos a Balzac, Shakespeare, Cervantes y tantísimos otros inmortales?

Sami, pagando el precio... dijo...

Normalmente me quejo de las injusticias y cosa que no veo bien, entonces pensé que no le quería dar mas la lata a los que me rodean. Una compañera de trabajo y presunta amiga me dijo un día, "Es que no se si tengo ganas de escuchar quejas o discutir los lunes por la mañana." Yo me sentí herida ya que no creo que a una persona que considero mi amiga tenga que pedirle una cita para los viernes a la tarde, cuando necesito hablar con ella de algo un Lunes por la mañana. Así que cuando empece a escribir en mi blog, no fue con la ilusión de que alguien leyera lo que escribo, aunque reconozco que los que me visitan y me dejan un comentario le dan mucho calor a mi corazón.... Aquí te dejo el link a mi primera entrada, que justamente dice porque escribo: http://yodemando.blogspot.com/search/label/no%20es%20necesario%20que%20nadie%20lo%20lea....

Te dejo un abrazo de osa

Ángel Vela (palabras) dijo...

Interesantes cuestiones. Respondo aunque de salida decir que me considero pelir raro, jejeje

¿por qué escribes?
Para mi escribir es una via de escape.Me calma los nervios me pone en paz conmigo mismo, me hace sentirme bien, realizado. Y me permite que todas esas historias que se me pasan por la cabeza no se pierdan.

¿cuáles son tus motivaciones? creo que en la primera contesto la segunda :P

¿hasta dónde te gustaría llegar?
Pues la verdad es que aunque siempre es agradable saber que te lee y que hay quien conecta con tus textos. Aspiro a escribir mejor cada,día y con más soltura, y a terminar cuanto empiezo y que el resutlado sea satisfactorio, el resto es secundario, (no es que no me importen los lectores, pero creo que primero tiene que gustarme lo que hago, y que esté hecho para que llegue a los demás)

¿no tienes miedo al fracaso?
Para mi el fracaso sería dejar de escribir, por la razón que sea. A día de hoy puedo decir que consigo sacar tiempo para decirle, aunque no es facil.

En cuanto a publicar y demás, no me preocupa, ni me llama la atención demasiado. Tanto es así que el libro que estoy scribiendo,lo estoy colgando por entregas en un blog. Solo deseo compartirlo, y si es posible, que los que lo lean me ayuden con sus comentarios, para que termine saliendo un libro lo más digno posible.

¿seremos capaces de no rendirnos? a día de hoy me parece algo impensable, pero la vida da muchas vueltas. quien sabe.

Bueno pues por ahí mis respuestas. Como ya dije un poco bicho raro, jejeje

Un abrazo. Nos leemos ;)

Srta Gómez. dijo...

¿Por que escribo? Vaya pregunta interesante apenas soy una chiquilla de 17 con el sueño de algún día ser una escritora.Sin duda hay más de una razón.Personalmente yo escribo porque puedo crear mundos,puedo expresarme libremente,porque incluso en el momento más aciago,sigue la literatura,escribo porque sin duda mi vida es mejor con las palabras,escribo porque creo que tal vez puedo hacer algo por el mundo y escribo quizá porque sin duda en las palabras se pueden decir las cosas que no se pueden decir en boca de los personajes,y porque sin duda yo no encuentro nada más apasionante que escribir y aunque yo creo no ser tan buena sin duda no encuentro mayor placer que el escribir.Y vaya sin duda ver esta pregunta deja mas que decir,he seguido su blog desde que tuve la suerte de encontrarla en fb y desde entonces leerla es gusto.atte Laura Gomez

Magnus Ingaldsen dijo...

Mi respuesta más inmediata sería: ¿por qué no? A mí lo que me gusta es leer, pero llegó un momento en que pensé: yo también puedo escribir algo que sea interesante. Con mi primer cuento gané un premio que me permitió pagar el recibo de la luz. Luego vinieron otros premios, que alimentaron durante un tiempo esa actividad. Aunque escribir bien es duro (hace falta, talento, oficio y dedicación), y yo no tengo vocación de escritor.

Felisa Moreno dijo...

Sra. Gómez, siga usted escribiendo siempre, sus motivaciones me parecen inmejorables. Un abrazo.

Quien ha caído una vez puede recaer, Magnus, no creo que sea tan fácil prescindir de la escritura. Saludos.

El Desván de la Memoria dijo...

Bueno, Felisa, parece que has abierto la caja de Pandora; y creo que en el fondo todos los escritores albergamos el mismo estado de ánimo: por llegar a hacerlo bien, por poder dedicarnos a la escritura, para que nos quieran...
Yo no podría decir por qué escribo, porque sinceramente lo he olvidado. Es algo que ya sabía de muy niño, quizá porque mi casa estaba llena de libros y aquel fue un mundo maravilloso que descubrí muy temprano. Y leí, leí, leí, que es el alimento de todo escritor. Y después me interesé tanto por la técnica, por el secreto de las buenas narraciones, que acabé dedicándome a corregir y dar clases sobre esto.
Es cierto que insisto mucho en que hay que divertirse, pero eso no quita que sea consciente de lo que cuesta, del trabajo y a veces sufrimiento que hay detrás, y eso el algo que todos sabéis muy bien. Y precisamente porque lo sabéis, no es necesario insistir en ello. Lo malo es cuando olvidamos pasarlo bien, cuando la meta ilusoria del éxito, o de publicar o de ganar premios, nos hace olvidar por qué comenzamos a escribir. No hemos de olvidar que, en el origen, todos queremos escribir porque hemos disfrutado con la lectura, porque queríamos recrear historias y mundos propios, y que los demás se lo pasaran igual de bien con lo que nosotros escribimos. Es bueno volver a la esencia, y que no olvidemos esa gran ilusión, tan satisfactoria, que es crear.
Un abrazo,
Ramón Alcaraz

Natàlia Tàrraco dijo...

Tú misma lo dices amiga Felisa; el sueño de las palabras. Añado, y el suplício, y el placer y es como comer o respirar. Es un abrirme de adentro afuera y un cerrarme en una cueva, es inexplicable, es hasta pedante pensar que leerme interese, que mis cosas importen. Es abrirse de par en par y mirar, oler, sudar, llorar y reír. Sin querer sonar a sentencia, porque es leer letras que digan algo y leer siempre las otras, las que nos llegan. Tal vez sea huir del tédio, del horror, de la soledad, de la impotencia, a base de poner palabras de un lenguaje.

Una reflexión que también leí en el País y me sorprendieron algunas respuestas de los y las grandes, aunque la mayoría las encontré muy comprensibles. Te saludo y te envio un cariñoso beso envuelto en papel de escritura, gracias por la idea.

ninest123 dijo...

louis vuitton outlet
yeezy boost
coach outlet
coach outlet store
denver broncos jerseys
christian louboutin outlet
oakley sunglasses
fitflop sandals
valentino shoes
sac longchamp pas cher
mt0726