lunes, 15 de marzo de 2010

El tubo fluorescente


Sea breve por favor, dijo el fiscal, ¿por qué mató a su jefe? La culpa la tuvo el parpadeo intermitente de la lámpara estropeada, confesé, toda la mañana apagándose y encendiéndose, como si estuviéramos en una discoteca. No le aplasté la cabeza con la pantalla del ordenador por los veinte años de vejaciones, ni por las promesas incumplidas de subidas de sueldo, ni por las horas extras sin cobrar. No. El motivo no fue otro que su negativa a dejarme salir diez minutos para comprar un puto tubo fluorescente.

17 comentarios:

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Magistral neón parpadeante, asesino, culpable del furor acumulado del oficinista. No se puede decir más con pocas palabras. Golpe certero, se lo merecía el cabrón por no dejarle salir a por el neón, tomar, aiggg, el aire. Felisa te felicito y punto para no alargarme, escritoraza.

Maribel dijo...

¿A ver si la asesina de ojos bondadosos vas a ser tu? jaja Un besito!

MAR SOLANA dijo...

Felisa, te digo lo mismo que Nátalia, decir tanto en tan pocas líneas es complicado, y con este micro tan sustancioso, de prota psicópata y patético, me lo confirmas...el tema tiene mucha miga que rascar a esas pocas lineas... Tu micro es como la mantequilla de calidad, con poquita ya tienes para una buena tostada... ¡eres genial, Felisa!

;=))

Besos.

gatto nero dijo...

Sucinto y ampliamente concreto, !quien supiera!.Saludos

Annick dijo...

Estaría el juez contento ; vaya manera mas explicita de contar los hechos .
Muy bueno !

Besos desde Málaga

milagros dijo...

Lo cierto es que ese parpadeo intermitente es desquiciante...
Muy bueno el micro.

Susana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Susana dijo...

Jejeje. Muy bueno, Felisa. Desde luego, no hay nada más molesto que el parpadeo de un fluorescente... bueno sí: también está ese sonidito casi imperceptible, pero continuo... siempre ahí... metiéndose dentro de tu cabeza, hora tras hora... "zzzzzmmmmmmm..."

María N. Arteaga dijo...

Está bien, la culpa es del tubo, no hay más culpables.

Muy bueno, me gusta.

Besos

Paco Gómez Escribano dijo...

Muy bueno, aunque según lo dibujas, el fluorescente sólo fue el detonante de todas las otras razones. Me ha gustado.
Besos.

Sergio G.Ros dijo...

Muy bueno el micro, Felisa. Es cierto: somos capaces de explotar y soltar todo lo que llevamos dentro por un hecho intrascedente y cotidiano, y ante eso la gente se pueda quedar estupefacta cuando no sabe lo que hay detrás.
Un beso.

Teresa Cameselle. dijo...

Qué dura te has puesto, Felisa, jaja. Me ha gustado, casi me he sentido identificada :)

Un beso.

Ardilla Roja dijo...

Si es que es no es para menos!! jajaja

Muy bueno, Felisa

Un beso.

B. Miosi dijo...

Once líneas para contar una tragedia. No hace falta más para imaginar lo que hay detrás del asesino y del difunto. Ni lo que vendrá después.

¡Eso es maestría!

Besos,
Blanca

Maribel dijo...

Eso fue "la gota que colmó el vaso". Seguro que detrás del tubo fluorescente había muchísimas frustraciones. Genial relato.
Un abrazo.

chenmeinv0 dijo...

michael kors handbags
coach factory outlet
polo shirts
vikings jerseys
oakley vault
le coq sportif shoes
louis vuitton belt
timberland shoes
polo outlet
chaussures christian louboutin
20172.22chenjinyan

John dijo...

yeezy boost 350
chaussure louboutin pas cher
coach outlet store
bulls jerseys
michael kors bags
polo ralph lauren outlet
michael kors outlet
ralph lauren uk
kate spade outlet online
oakley sunglasses outlet
20170607yuanyuan