miércoles, 30 de enero de 2013

Mi primer artículo en el Diario Jaén




Este es mi primer artículo en el Diario Jaén, con él se inicia una colaboración que se materializará una vez cada cuatro semanas, en miércoles.


Realidad o ficción. 
Empiezo esta columna con el alma dividida entre la literatura y la economía, será porque cuando me preguntan a qué me dedico aún me cuesta definirme entre escritora y economista. Me gustaría hablar solo de lo primero, trasladarme a mi mundo imaginario donde puedo manejar situaciones y personajes a mi antojo; vivir acunada por la ficción, arropada por las historias, que tantas veces han sido refugio propicio de todos mis males. En las novelas, los problemas son efímeros, y desaparecen una vez has cerrado el libro, se quedan atrapados en sus páginas. Sin embargo, mi otro mundo, el que llena mis mañanas, está repleto de cifras de parados y de gente que busca el autoempleo como única salida a una situación desesperada. Capitalizar el pago único, cobrar de una vez el desempleo para poner en marcha una actividad precaria, parece ser la única salida que le queda. No hace tanto tiempo, los emprendedores venían con ideas frescas y financiación debajo del brazo. Hoy eso es impensable, los bancos se han convertido en muros infranqueables. Es un deporte de riesgo pedir un crédito, puede minar la moral del más pintado.
Y a mí, pobre ingenua, me gustaría detenerme en describir la belleza de un almendro en flor y narrar lo sentido cuando descubrí el primero de este enero frío; la sorpresa, tantas veces revivida, de ver un árbol cubierto de pétalos blancos en lo más crudo del invierno. Ser escritora nada más, y alejarme de un mundo real que cada vez me gusta menos. Sin embargo, la realidad no es tan fácil de vencer, está bien pertrechada, y se vale de cualquier medio para asaltarnos, no hay más que abrir un periódico, conectar la radio o ver la televisión. Las noticias, malas por lo general, se encargan de recordarnos lo que somos y dónde estamos, y tenemos miedo a imaginar hacia dónde nos dirigimos, ese miedo provoca que nos tiemble el pulso cuando hablamos de futuro. Pocos días atrás, la Encuesta de Población Activa (EPA) nos decía que uno de cada cuatro españoles está parado. En Jaén la situación se agrava, con un desempleo que supera al 37 por ciento, uno de cada tres jiennenses no sabe cómo llegar a fin de mes. ¿Cómo librarnos de esta realidad que nos acosa? ¿Y si cerramos el periódico, y si apagamos la televisión, y si no escuchamos la radio…? Qué ilusos. Ella sabe como alcanzarnos, nos mira desde los ojos de un familiar afectado por un ERE, nos habla por la boca del vecino que este año no pudo dar ni un jornal en la aceituna, nos conmueve cuando pasamos por la puerta de Cáritas y contemplamos una multitud de personas tristes y abatidas. La realidad es así, implacable y fría, como el invierno. Ah, si pudiéramos ser tan fuertes como la frágil flor del almendro… 



2 comentarios:

José Antonio López Rastoll dijo...

Me alegra mucho, Felisa, esta colaboración que vas a realizar de forma periódica.
Y empiezas con un tema peliagudo. Imposible estar en las nubes hoy en día, al menos todo el tiempo. Creo que conviene insuflar un poco de ficción en esta realidad tan gris, como el payaso que sabe pulsar las teclas de la risa o la carcajada.
¿Cómo? Viendo, supongo, el lado bueno de las cosas.

Un abrazo.

Azpeitia Aleph dijo...

Como creo que sabes estimada Felisa yo también soy economista por Sarrico y me muevo en las mis mas vicisitudes que tu tan bellamente expones en tu artículo que me ha encantado leer y por el que te felicito por la continuidad que te proponen y que es ilusionante para una escritora vocacional como eres. Como poeta y con la sensibilidad que esto supone a cuanto nos rodea, hago como Napoleón en sus apuntes marginales al Príncipe de Maquiavelo...En mi cabeza tengo cajones que abro y cierro oportunamente según sea el momento y sus condiciones...Así consigo centrarme en las tareas más prosaicas y pegadas a la tierra o me sumerjo en un mundo totalmente separado de lo tremendamente cotidiano. Por eso pienso que tu debes hacer lo mismo...separar...que no quiere decir ignorar las realidades que debes reflejar en tus novelas...Bueno, freno porque me extiendo demasiado...Enhorabuena una vez más por tus éxitos que creo te mereces por lo que te he leído y oído...Un abrazo de tu amigo azpeitia