jueves, 20 de noviembre de 2008

Encuesta de opinión




Siempre me he preguntado a quién harían todas esas encuestas con las que nos bombardean cada día en los informativos. Y es que esto de las encuestas me llama la atención, la investigación de mercados era una de mis asignaturas favoritas en la universidad, y más de una vez deseé secretamente que algún día alguien llamara a mi puerta y me hiciera uno de esos larguísimos cuestionarios. Por eso, cuando un día sonó mi teléfono y me pidieron unos minutos para realizar una encuesta, acepté encantada. Por fin alguien quería saber mi opinión. Esta primera vez me preguntaron por el tipo de música y de emisoras de radio que me gustaba escuchar, fue un poco largo, pero me sirvió para recordar los viejos tiempos en los que yo diseñaba mis propios cuestionarios.
En la siguiente, el estudio versaba sobre las dietas de adelgazamiento, me encontré fuera de juego, nunca he sido capaz de seguir una dieta, ni siquiera lo he intentado, pero contesté lo mejor que pude. Aquí empecé a sospechar que una vez que atiendes el teléfono para estos estudios de mercado te fichan (eso de la ley de protección de datos es una quimera) y ya te llaman para preguntarte por cualquier cosa.
Lo último ha sido una encuesta de opinión sobre la situación social, política y económica de España y el mundo en general. Esta vez me he sentido verdaderamente importante. Estas son de las que salen en los telediarios: “El 80% de los encuestados considera que la situación de España empeorará en el próximo año” y cosas así; y yo seré una de las personas que componen ese 80%. Lo cierto es que el futuro no se presenta demasiado halagüeño, la economía ha entrado en recesión, el consumo ha disminuido, la bolsa está por los suelos, los bancos no sueltan un euro ni por equivocación… Son los ciclos de la economía, eso también lo estudié en la universidad, a un periodo de crecimiento sobreviene otro de recesión, esperemos que éste no sea demasiado largo, porque siempre lo sufren con mayor intensidad aquellos que menos recursos tienen.

5 comentarios:

Celia Álvarez Fresno dijo...

Sí. A mí me ocurrió algo parecido. Al principio te gusta ¡hasta te sientes importante! pero después...cuando vuelven a llamarte una y otra vez, terminas siendo como no deseabas haber sido.
Un abrazo

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

a Mí también me gusta las encuestas, y sí, la cosa va economicamente...pero va bien en otros sentidos,

Paco dijo...

Nunca he entendido porque para paliar la inflación se ha de parar el consumo y subir los tipos de interés. De esa manera siempre acaban ganado los Bancos y perdiendo el pequeño comercio.

Las encuestas son eso 500 o 1000personas que emiten su opinión, una muestra muy pequeña para poder decidir que es lo que opinará el resto.
Veo que hay inquietudes similares en cuanto al estado actual de la economía.

Felisa Moreno dijo...

Estoy de acuerdo Celia, ya te cansan con tantas preguntas. Yo me entretengo analizando cómo las hacen y eso, deformación profesional. Gracias por visitarme.

Juanma, no entiendo bien tu comentario, pero me alegro por ti,si las cosas te van bien, yo tampoco puedo quejarme. Gracias por hacerme tantas visitas. Ya tengo ganas de ver a mis Desvaneros en persona, a ver si encontramos la ocasión.

Paco, los bancos nunca pierden, de eso no te quepa duda. Un saludo y gracias por venir.

estela dijo...

A mi siempre me llaman en mal momento, a la hora de comer, jaja.
Pero llevas razón, yo tambien soy de ese 80%.
gracias por visitar mi blog, espero aprender mucho de tu forma de escribir, me encanta.
si, soy de un pueblo de jaen.:)