lunes, 17 de noviembre de 2008

Todavía algunas veces huele a sangre


Todavía algunas veces huele a sangre. Es una aroma dulzón, que atrae a las moscas hasta mi casa, se agolpan en la ventana. Las miro embelesada a través del cristal, a salvo de sus molestos revoloteos. Ansiosas por libar su néctar preferido me miran amenazantes, con sus cientos de ojillos microscópicos, pero me mantengo firme en la decisión de no dejarlas entrar. Regreso al salón para seguir raspando la tarima de madera, debo eliminar la mancha; no vaya a volver Ernesto y decida castigarme de nuevo por mi torpeza. ¡Ah no, si la mancha es suya! Yo sólo le golpeé con el martillo en la cabeza.

4 comentarios:

juan ballester dijo...

Delicioso microrrelato. Elegante y a la vez escalofriante, con esa mezcla de sangre y moscas. Y es que hay que ver lo pesados que son esos insectos.

En fin, que rasques bien.

Celia Álvarez Fresno dijo...

Precioso. ¡Cuánto dice en pocas líneas!
Deja de rascar y cámbiate de casa. Tal vez los recuerdos molestos y las moscas, queden atrás.
Un abrazo

estela dijo...

excelente blog
enhorabuena
sobre todo el apartado de visitas.
Estoy intentarlo meterlo en mi "nuevo" blog, pero no consigo hacerlo, sabrias explicarmelo.

Gracias, y enhorabuena otra vez.
un saludo.

Felisa Moreno dijo...

Gracias Juan, Gracias Celia, siempre es una alegría veros por aquí.

Estela, gracias por tu comentario, no sé si sabría explicarte como se hace, pinchas sobre mi contador y te pedirá una cuenta de correo, después es ir siguiendo los pasos, hasta que obtienes un código que tienes que pegar en tu blog, a través de diseño, insertar gadget, código html, creo recordar que es así.Un saludo.