jueves, 15 de octubre de 2009

Déjame ayudarte


Déjame que te acompañe
en estas horas funestas.
Entrégame tu dolor
envuelto en papel
de caramelo.

Vacía en mis ojos
tus miradas tristes
de avecilla perdida.
Beberé las lágrimas rotas
que has vertido.

Dame esa pena,
hazla mía y deshazte
de tus miedos.
Déjame ayudarte,
como cuando éramos niñas
y alzábamos el vuelo...

9 comentarios:

fonsilleda dijo...

Precioso y sencillo (precisamente por ello, a mi modo de ver, difícil) poema de amistad incondicional.
Biquiños

pais magico dijo...

Precioso.. no se si esta dedicado a alguien pero si es asi, que bellas palabras le ofreces...

Saludos.

Ana Márquez dijo...

Hermoso poema, Felisa, lleno de ternura.

Os he dejado un regalito en mi blog para celebrar los 200 seguidores :-) Pásate por allí cuando quieras para recogerlo. Besos, guapa

milagros dijo...

Toda una declaración de amor, de amistad. Precioso poema.

Maat dijo...

Sin duda estas palabras serán un buen consuelo y energia para quien nacieron.

Muy emotivo, Felisa.

Un abrazo.

Maat

Ardilla Roja dijo...

Me ha gustado. Es de los que entran solos.

Un beso

Deusvolt dijo...

Un bonito poema, Felisa.
Seguro que serán un dulce consuelo a su inspirador o inspiradora.
Un beso.

Tony Amesty dijo...

Un poema lleno de ternura, muy hermoso.

Un abrazo

Alosia dijo...

Precioso sentimiento el que mueve este poema.
Saludos. Alosia