miércoles, 8 de julio de 2009

Gracias, Jose Luis

(Jose Luis Muñoz firmando ejemplares de su última novela El corazón de Yacaré,
ganadora del premio de Novela Romántica de Seseña)
Sigo recogiendo en mi blog críticas sobre mi novela. Corro el riesgo de convertirme en una pesada, pero quiero que esta bitácora se convierta en una memoria externa, de apoyo a la mía propia que está la pobre tan maltrecha.


Jose Luis Muñoz es un escritor de largo recorrido, ha ganado numerosos premios y tiene publicados multitud de libros. Por ello que le agradezco que haya dedicado parte de su tiempo a leer mi novela y a hacer una crítica tan estupenda. Os recomiendo visitar su blog La soledad del corredor de fondo (http://lasoledaddelcorredordefondo.blogspot.com/). Aquí os dejo su comentario.


LA ASESINA DE LOS OJOS BONDADOSOS


“Ayer se dio sepultura a Severina García Rodríguez, más conocida como la asesina de Rioabajo, una pequeña localidad situada en el sur de la provincia de Jaén. A pesar de haber transcurrido más de veinte años, ninguno de los vecinos ha olvidado los luctuosos hechos que ocurrieron aquel día 25 de agosto de 1986, en que la citada Severina acabó brutalmente con la vida de siete de los ocho hijos de Antonio Márquez, así como con la de su mujer, Emilia Serrano. Los habitantes del pueblo se negaron a acompañar el cuerpo de la asesina y al entierro sólo asistieron Antonio y su hijo Francisco. Ambos comentaron a este redactor que estaban allí para asegurarse de que Severina realmente había muerto, y antes de marcharse escupieron sobre su tumba…".


Hace tiempo que conocía la capacidad narrativa de Felisa Moreno Ortega, que tiene en la red el blog literario EL SUEÑO DE LAS PALABRAS, que se me confirma, con claridad meridiana, en esta su primera novela publicada, de título hermosísimo, LA ASESINA DE LOS OJOS BONDADOSOS, galardonada con el Premio Escritores Nóveles de la Diputación de Jaén.


Siempre se corre el riesgo, con el primer libro, que el autor acabe hablando, en exceso, de sí mismo y se olvide del hilo narrativo que debe enganchar al lector a sus páginas. Yo siempre digo que el acto de escribir para los demás es un proceso de seducción autor/lector y que en él se produce una extraña intimidad entre desconocidos, un ansia del segundo de saber más del primero.


A través de un viaje iniciático por Jaén, la protagonista de esta historia, Raquel, una periodista de investigación en crisis sentimental y vivencial, reconstruye los hechos que llevaron a la cárcel y al manicomio a Severina, una mujer callada y aparentemente cuerda, la asesina de los ojos bondadosos, acusada de un crimen atroz, un asesinato múltiple de niños, y rechazada en el pueblo hasta su muerte. Lo que descubre la periodista acerca de esa mujer, de misteriosos rasgos mestizos aindiados, y, de paso, acerca de si misma ─ hay un hecho turbio, en su pasado, que la hermana con ese monstruoso delito que trata de explicarse ─ compone el núcleo narrativo de una novela que seduce al lector página a página, que está escrita con una delicada sensibilidad y bebe directamente del género negro ─ Raquel, la investigadora periodística, desentrañando lo que hay detrás de un crimen oscuro e ilógico, es un recurso clásico dentro de lo que conocemos como literatura policial ─, de la literatura de viajes ─ externo, pero, sobre todo, interno─, del costumbrismo rural tan abandonado por nuestra literatura pero que a mí me resulta sumamente grato cuando lo tropiezo en una novela ─ Felisa Moreno describe paisajes, casas y ambientes, reseña costumbres, perfila personajes secundarios, y una novela se construye de una multitud de pequeños detalles que vayan cuadrando y configuren el escenario ─ y de novela de introspección psicológica y sentimental ─ la crisis sentimental, su alejamiento de Pedro, parece provocar la huída hacia delante de la novela y el acercamiento, paradoja de los nombres, a otro Pedro diametralmente distinto del que abandona ─, todo ello maravillosamente cocinado, con amor, en el fogón literario de Felisa Moreno Ortega que seduce con una literatura de gran calado, sencilla y, al mismo tiempo, bella.


Libro que abre una carrera narrativa que, sin lugar a dudas, será larga y fructífera.





2 comentarios:

El Desván de la Memoria dijo...

Ufff, permíteme que me haya emocionado.
Un abrazo,
Ramón

TitoCarlos dijo...

Te lo cuenta un superprofesional de la palabra... hay que creerle.
Luego yo tenía razón.

Un fuerte abrazo,