viernes, 11 de septiembre de 2009

Córdoba lejana y un poco más sola.

Córdoba.
Lejana y sola.
Jaca negra, luna grande,
y aceitunas en mi alforja.
Aunque sepa los caminos
yo nunca llegaré a Córdoba.
F.García Lorca

¿Qué pasa cuando muere alguien? ¿A dónde van todas sus ilusiones, sus conocimientos, sus experiencias, sus anhelos...? No puede ser que desaparezcan para siempre, prefiero creer que cada persona, antes de marcharse, regala su vida a la gente que la conoció y que, de alguna forma, la quería.

Ayer me llamaron por teléfono para decirme que José Luis había muerto en agosto, ahora comprendo porqué nunca contestó al correo que le envié ese mismo mes, cuando regresé de las vacaciones. Tenía cáncer, nos lo contó durante la cena que siguió a las jornadas de trabajo en Córdoba, a primeros de julio. Lo dijo así, con la serenidad que le caracterizaba, mientras se tomaba un vino blanco sentado a la mesa de aquella taberna típica cordobesa, su local favorito, dónde nos quiso llevar esa noche, quizás para despedirse.

Entre planes estratégicos, desarrollo local, gobernanza y todas esas palabrejas que solíamos utilizar en estas reuniones, a veces, en los descansos, frente a un café, se colaban conversaciones sobre literatura, mi pasión y la suya. Me gusta escribir poesía, me dijo un día y desde entonces lo miré con otros ojos y nuestras charlas fueron más largas y gratificantes.

La última vez que lo vi me pidió que le enviara dos novelas, una para él y otra para regalársela a unos amigos que acababan de iniciar un proyecto editorial. Sólo me había llevado un ejemplar de mi asesina a ese viaje, pero no dudé nunca que sería para José Luis, así que se la dejé ya dedicada. No sé si le dio tiempo a leerla antes de morir, si mi libro consiguió, aunque fuera sólo durante unas horas, alejarlo de su enfermedad.

Quiero pensar que las personas que se van nos regalan lo mejor de ellas. Quiero conservar para siempre esos pequeños momentos que compartí con José Luis, sus explicaciones sobre cualquier rincón de Córdoba, ciudad que quería y conocía como conoce un amante a su amada, sus palabras pausadas sobre literatura, aquellos poemas suyos que me dejó leer un día, su simpatía templada, su humanidad, su sonrisa acogedora... Quizás así se borre esta rabia amarga que siento al pensar que se ha marchado, que en la próxima reunión su silla estará vacía, que cuando regrese a Córdoba ya no podré verla a través de sus ojos. Hasta siempre, José Luis.


15 comentarios:

El Desván de la Memoria dijo...

Lo he sentido mucho, Felisa.
Un gran abrazo,
Ramón

MarianGardi dijo...

Me uno a tu sentimiento Felisa.
De la muerte lo único que nos salva es nuestra fe y esperanza.
Un abrazo

fonsilleda dijo...

Compréndo cómo debes sentirte pero creo que le hubiera gustado mucho lo que has dicho.
Un abrazo.

Ardilla Roja dijo...

Lo siento, Felisa.
Un abrazo fuerte.

pais magico dijo...

Lo siento Felisa, siempre nos queda la fe de que vamos a un sitio mejor.., y si te esta viendo desde donde este.. seguro que se siente orgulloso de tus lindas palabras.Que dscanse en paz.

Un abrazo desde mi pais magico. y feliz domingo.

reinadesava dijo...

esto que has escrito es muy bonito Felisa, me ha emocionado.

Pedro Garcia Millan dijo...

ALERTA!

La estafa automotriz mas grande en el territorio Mexicano…

Para MAS informacion pinche:

http://pedromillan.blogspot.com/

Gracias

Maribel dijo...

Felisa, es grandioso ese desgarro, esa forma de narrar tu sentimiento, me he contagiado de tristeza y me uno a tu dolor. Todos somos José Luis.
Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Gracias por vuestras palabras, Jose Luis era una persona muy especial que yo tuve la suerte de conocer, aunque desgraciadamente se marchó demasiado pronto.

Un abrazo.

Sílice dijo...

Felisa, ¿dices que a ese amigo tuyo le gustaba escribir poesías? ¿tienes algunas de él? ¿por qué no me las envías...? Me encantaría leerlas... Y aún estoy esperando alguna tuya. Ya sabes: info@hijosdelaluna.com
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Pues si que es una pena. Pero como dices tú siempre quedará su recuerdo, y todo lo que escribía, y es como si una parte de él quedara entre nosotros.
Un abrazo

Un Colibrí Viajero dijo...

Tus palabras me han emocionado muchisimo lo he leido mas de una vez y la ultima en voz alta, donde la esencia llega mas aun que la priemra, mis hum ildes felicitaciones y un hono poder conocerte, saluditos desde la distancia.

Mercedes dijo...

Pedofilia masiva en Palestina. ¿Por qué los medios de comunicación y los encargados de proteger la infancia miran hacia otro lado? Si tienes un blog, denúncialo.

Felix Casanova Briceño dijo...

He llegado a tu blog por "Córdoba lejana y un poco más sola" porque soy de allí.Pero ya me he quedado un buen rato en tu blog.Es maravilloso, de verdad.No dudes que te seguiré.Y me uno al pésame general.La vida sigue...

venus dijo...

lo siento mucho perder a lguien es muy doloroso y reponerse cuesta mucho pero con ayuda de tan bonitas palabras y maneras de expresarse se saca un poquito la cabeza ,me gusta tu blog y como cuentas y escribes