jueves, 30 de abril de 2009

Hasta Pronto, Sábado Literario de Mercedes, etc.


Por unos días estaré alejada de este blog, un poco más, ultimamente no tengo mucho tiempo para alimentarlo. Mañana me voy de viaje, ¿dónde?, ya os cuento a la vuelta. Dejo por aquí una foto del taller erótico, llego tarde como siempre, pero me apetece ponerla.


También quiero dejar un pequeño relato para el sábado literario, Ardilla, seguro que tú que lo ves todo, añades mi página en los relatos del sábado, no tengo tiempo, aún me quedan cosas que preparar para el viaje.


Pasad un buen fin de semana-puente y cuidado con la carretera.


Relato: La mujer más fea del mundo


El día que conocí a la mujer más fea del mundo entendí que jamás podría olvidarla. Fue una atracción tan intensa, tan brutal que me supuso una conmoción durante meses. Cuando la vi, yo aún no sabía que era la mujer más fea del mundo, eso me lo dijo después, mientras la invitaba a una cerveza. Aquella tarde me sentía desgraciada, pasé por ese barrio buscando perderme, allí siempre encuentras quien te venda una dosis de irrealidad.

Me contó que había participado en un concurso de belleza, pero al revés. Como yo no veo la tele no me había enterado de nada, así que la escuchaba con atención mientras repasaba su cara. Apenas tenía frente, el pelo le nacía no más de tres centímetros por encima de las cejas, que se unían formando un arco sobre la nariz, larga y huesuda, decorada con una verruga, el centro de atracción de aquella cara desgraciada. Los ojos pequeños y demasiado juntos eran de un color gris sucio, como el abrigo raído que llevaba ese día. No tenía labios, sólo dos líneas delgadas que al despegarse descubrían una sonrisa ajedrezada.

Era tan fea que no podía dejar de mirarla, buscaba un atisbo de belleza, sin hallarlo. Debajo del pelo, escaso y engreñado había un par de orejas enormes y despegadas. Indiferente a mi estado de estupefacción ella seguía hablando. Me contó como había ganado el concurso, la china y la búlgara no se lo pusieron fácil pero al final se alzó con la victoria. El premio consistía en seis mil euros en operaciones de cirugía estética. Aún no había decido por donde empezar.

No es fácil ser fea y pobre, me dijo por fin. Apuró la cerveza y se secó sus labios inexistentes con una servilleta de papel. Con los ojos llenos de niebla me preguntó que hacía yo allí. Esquivé la pregunta dando un manotazo a una mosca que se había posado sobre el mostrador. Me dio las gracias y se marchó. Un par de tipos la señalaron con el dedo y se echaron a reír. Me dieron ganas de darles un puñetazo. No lo hice. Me marché del bar, del barrio. Llegué a mi apartamento del centro, me miré al espejo y comprendí que yo no era la mujer más fea del mundo, ni la más desgraciada, si acaso la más estúpida.

25 comentarios:

Maat dijo...

Que lo paséis muy bien, Felisa. Y si puedes, descansa un poco. Te vendrá muy bien.

Un abrazo.

Maat

L.N.J. dijo...

Felisa, este texto me ha encantado, es una maravilla, precisamente siempre me fijo en las personas que se pueden considerar feas ante la sociedad, ya sabes, las que parecen que no destacan. Y son precisamente lo contrario, maravillas de personas. Cuando se les conoce, nos sorprenden con su atractivo personal. Y no con la facha, que es de lo que se suele presumir y nos bombardean continuamente para ser guapos, más que para estar guapos.

Besitos.

Ardilla Roja dijo...

jajajaa hija mía, vas como el conejo de Alicia, que ni tiempo tenía de tomarse un té.

Muy buen relato. El consuelo de saber que alguien está peor.

Gracias Felisa :)


(¿A que va a recoger otro premio?)

Carmen Andújar dijo...

Que te vaya bien Felisa. No me acuerdo si te he pedido el libro, sino te lo pido ahora. Ya te enviaré un correo.
Me ha gustado el relato, muy descriptivo.
Un beso

TitoCarlos dijo...

Fantástica, como siempre.
Ya te comentaré el libro cuando lo termine, pero te adelanto que el primer tercio me daba hambre, entre otras sensaciones.
Un beso y a pasarlo bien. Es obligatorio.

Paloma dijo...

Preciosa manera de escribir y describir.

Gracias al bus por permitirme conocer otros lugares.

Narradores A LA OREJA VERDE dijo...

Una vez más, tu obra trae lo esencial Felisa. Felicitaciones, y ya lo estamos contando en la mesa del café por Buenos Aires. ¡Buena inspiración en tu descanso para seguir creando y creyendo amiga!

Quien Sabe... dijo...

Muy cierto tu escrito!
Besos!
Esme

Tèsalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tèsalo dijo...

Me he leìdo tu relato y he pensado en una mujer u hombre con el alma màs negra, en este mundo. Alguien que estrmece simplemente por el tono de su voz, su forma de moverse y de mirar y, no tanto, no obstante por su aspecto fìsico exterior, puede que el que tiene un ser corriente. Un señor Jekill.
Este texto, se ha leido muy bien.

Un saludo, Felisa

Tèsalo

Carmina dijo...

muy buen relato, supongo que a simple vista nos quedamos con lo superficial y nos sentimos atraidos por lo que visualmente gusta o disgusta, pero a mi me gusta bucear en el interior de las personas, aquellas menos agraciadas son las mas bellas

Susana dijo...

En tu línea Felisa: muy buen relato.

Espero que disfrutes de tu viaje.

Un besote

Any dijo...

Ser tan fea como la mujer que describís debe ser toda una cuestión. Aunque ahora te arreglan bastante bien con unas cuantas cirugías. En cambio lo de tonta ... no hay con que arreglarlo, en fin.
Buen viaje y mejor regreso
saludos

Julia: dijo...

Felisa buen relato, como todo lo que escribes, Que lo pases lindo, saludos.

Maat dijo...

Hola Felisa: No hay nada como dar una mirada alrededor nuestro. Enseguida encontramos consuelo. Siempre hay quien está peor.

Me ha gustado tu relato por lo sencillo y entranable en su contenido.

Un abrazo.

Maat

Neogeminis dijo...

Triste tu texto...aunque con una salida esperanzadora. si bien la apariencia no es lo más importante, hay casos en que por esa causa la vida llega a resultar una tortura. Así que en esos casos, un cirugía reparadora hace de mágica terapia psicológica.

Que tengas un buen descanso.
Es un gusto pasar por tu blog.

José Manuel Beltrán dijo...

Hola, Felisa. Muy bien descrito. ¿Acaso no es más importante nuestra belleza interior? Para otros, uno puede ser el más feo/a del mundo pero, a buen seguro, que tendrían muchos más reparos para tomarse una cervecita -a cara descubierta- con tal de no mostrar sus inmundicias.

Un saludo, ciudadana.
http://ventanademarbella.blogspot.com

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Felisa, muy bien, desde luego, que la foto no hacía falta, más o menos me la imaginaba, ahora se me ha venido una canción que le viene al pelo para tu relato, te la paso.. valE?

y pásatelo bien en... (secreto)

Besos,
Juanma

Luz dijo...

Es muy bueno, muy sensible el relato.

Sinuhe dijo...

Un relato espectacular. Me recordó en cierto modo al bueno de Bukowski. La fealdad siempre es un buen punto en el que reflexionar, la experiencia va cambiando con los años la perspectiva sobre lo feo y lo bonito, vamos, en cierto modo aprendiendo lo que es realmente feo y los rostros, cada vez tienen menos peso en ese ámbito.

Te felicito por tu texto.

Saludos

Teresa Cameselle. Escritora. dijo...

Buen viaje, Felisa, suerte tú que puedes, disfrútalo.
Ya tengo a mi asesina en casa, gracias por la preciosa dedicatoria, ya te contaré.

El relato me ha gustado, especialmente la reflexión final de la narradora.
Un beso.

XoseAntón dijo...

Tiene miga, Felisa, mucha miga... y, encima pobre ¡Jo! Desde luego, ninguna época fue buena para los feos, pero la actual..., hija, que quieres que te diga que no lo hayas dicho tú en el relato.

Bikiños

Bluesnight dijo...

Realmente, un relato para detenerte a pensar, y darte cuenta de que tus desgracias, pueden ser tan nímias y absurdas, aún cuando te roben el sueño, en comparación con otras personas. El mundo es una irrealidad absoluta y absurda, donde el egoísmo danza a su antojo.

Vaya, menuda reflexión te he dejado, será porque meha llegado profundamente tu texto.

Enhorabuena, y disfruta de tu viaje.

Un afectuoso saludo.

JuanRa Diablo dijo...

Uyuyuy que ya empiezas a tener la agenda de los escritores en auge.

Felisa Moreno dijo...

Gracias chicos y chicas, ya he regresado, en cuanto tenga un poco de tiempo y descargue las fotos pongo un post sobre el viaje. No ha sido para recoger premios, simplemente de ocio.

Besos