lunes, 23 de mayo de 2011

Fotos de la Feria del libro de Sevilla

Nada más llegar a la feria, después de tomar un suculento desayuno en una terracita de las calles del centro, necesitábamos recuperar la energía que derrochamos el sábado en Isla Mágica.


Los niños tabiém tenían su espacio en la feria, en este caso se trataba de un taller de títeres muy divertido. Juanma prestándose como conejillo de indias.





Ya en la caseta de Hipálage, con Maite, de la editorial Edimáter, con la que publicaré mi novela juvenil "El club de las palabras prohibidas", hasta ese día no nos conocíamos personalmente, estuvimos comentando diversos aspectos de la edición del libro, aunque aún no hay fecha segura para su publicación.






Una de mis primeras firmas, resultó ser un conocido de Ramón, mi profe, que le había avisado de que yo estaría por allí.





Con María Dolores Almeyda, una amiga del facebook, me comentó que ella firmaba su libro de poemas el jueves, desde aquí le deseo lo mejor, me gustaría poder estar allí.
También conocí a Ángeles Prieto Barba, otra amiga virtual, pero ella prefiere que su foto no esté en internet, así que no pongo por aquí la que nos tomamos juntas.
















En este momento, un chico me está hablando de los audiolibros y de la posibilidad de que mis cuentos se publiquen en este formato, quedamos en que me enviaría información sobre el tema.






Ya ha pasado lo hora, la verdad es que no he tenido tiempo de aburrirme, se me ha hecho bastante corta, a pesar del calor tipo sauna que se disfrutaba allí dentro.


Irene quería una foto conmigo dentro de la caseta.


4 comentarios:

J.E. Alamo dijo...

Bravo, Felisa. Me alegra ver que las cosas van bien.

Pilar Alberdi dijo...

Enhorabuena.
Se te ve feliz y bien acompañada con los peques, y con amigos.
Me alegro.
Saludos.

ginesvera dijo...

Me ha encantado el recorrido fotográfico. Espero que disfrutases. Te mereces todo lo bueno y los lectores al final te lo sabrán demostrar, ya lo verás.
Un saludo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Te felicito, Felisa, por esa buena experiencia que son las ferias, que permiten a los autores acercarse a sus lectores, y a los lectores poner rostro a sus autores.

Un saludo