jueves, 26 de mayo de 2011

Lo verdaderamente importante



Llevo unas semanas (más bien meses) organizando la primera comunión de mi hija: vestido, fotos, restaurante... En los últimos días, cuando todo parece complicarse más, estoy haciendo una reflexión, ¿qué es lo verdaderamente importante? Creo que esta sociedad en la que vivimos ha perdido el norte, y que parte de la crisis que sufrimos es responsabilidad nuestra. Queremos vivir por encima de nuestras posibilidades, gastar más de lo que ganamos, me gustaría conocer los beneficios de las tarjetas de crédito de los bancos y financieras, deben ser enormes.
Volviendo a la dichosa comunión, ayer, cuando creía que ya lo tenía todo bajo control, me encuentro con otra madre, toda angustiada, y me dice que si ya tengo la cesta para los regalos. ¿La cesta? Maldita cesta, yo no había pensado en eso. Empezaba a agobiarme yo también cuando me paré a pensar y me dije, y si no hay cesta, ¿qué pasa? ¡¡¡¡Nada!!!! No pasa nada porque lo importante no es la cesta, ni el vestido, ni el menú del restaurante, lo importante es que mi hija ha decidido abrazar una determinada religión, y que nosotros la vamos a acompañar en ese momento. Que nos vamos a reunir toda la familia para pasar un rato agradable, para disfrutar de estar juntos y olvidarnos por un día de los problemas. Eso es lo verdaderamente importante.
Así que no pienso preocuparme por tonterías, quiero ser feliz ese día, compartir mi alegría con mis padres, mis suegros, mis hermanos, mis cuñados, mis sobrinos y, por supuesto, con mi marido y mis hijos. Alegrarme de que puedan estar todos, de que no falta ninguno por ningún motivo, sobre todo de salud, que bastante nos han golpeado las enfermedades en los últimos años.

6 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Si no hay cesta, no pasa absolutamente nada. Una caja de cartón decorada con gusto puede quedar perfecta.

La de tonterías que se almacenan en las vitrinas con "recuerdos" de bodas, bautuzos, comuniones... y que al final no sirven más que para acumular polvo.

Lo importante es que la familia se reúne para acompañar a tu hija en algo que la hace feliz y que recordará viendo las fotos de ese día. Todo lo demás es prescindible.

Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Es lo que yo pienso, Cati, las cosas que importan no son materiales. Espero que estés bien, un abrazo.

Toni Barnils dijo...

Gran día para la niña nada lo puede estropear es uno de esos días donde debe sentirse protagonista y tu....a su lado. Mente despierta y concentrada en ello.

Todo saldrá bien, para algo lo estas preparando.

Mila dijo...

Me alegra mucho este descubrimiento, pues sin lugar a dudas te hará que disfrutes mucho más del momento. Yo no soy muy religiosa, como bien sabes, pero siempre he defendido que la comunión es algo más que vestidos, regalos y que peluquería...y estoy segura de que Irene lo va a setir así. Tú eres su guía, su camino, su imagen,,,,,su madre.

Maribel dijo...

Os deseo a todos un feliz día, especialmente a Irene. Ya verás lo bien que lo vais a pasar.

Un abrazo.

Alejandro Laurenza dijo...

Muy cierto, Felisa. Infinidad de veces nos preocupamos por cosas que no tienen importancia, o que no deberían tenerla, y nos perdemos de disfrutar de otras, de las buenas.

Bienvenida la reflexión!

Un saludo,
Alejandro.