lunes, 3 de mayo de 2010

Carta a un anónimo


Estimado anónimo,

Ante su comentario en la entrada anterior dudé entre borrarlo, ignorarlo o contestarlo. La primera opción no me pareció adecuada, no había insultos contra mi persona, como ha ocurrido en otras ocasiones, en las que sí lo he eliminado (no me veo en la obligación de aguantar que alguien venga a insultarme a mi casa). Finalmente me he decido a contestar porque me da ocasión de aclarar ciertas cosas.

Iré por partes, “no es una carta de amor”, es cierto, es de desamor, pero para que éste llegue primero ha de existir el otro. En la mayoría de los certámenes de cartas de amor se admiten las de desamor. En mi texto se describe un amor hermoso, que por desgracia, se trunca al entrar en escena los malos tratos. Y enlazando, contesto a otra parte de su comentario “debería ir a un concurso de violencia de género”, yo escribo lo que me apetece y lo envío donde considero oportuno, luego hay un jurado que decide lo que le gusta y lo que no. Los malos tratos es un tema recurrente en mis escritos, no lo busco, suele presentarse solo, será porque cada vez que escucho la noticia de que una mujer muere a manos de su pareja se me revuelven las tripas, no puedo evitarlo.

En cuanto a lo de “Juan palomo, yo me lo guiso, yo me lo como”, le diría que desde que tengo blog le he dado la mayor difusión a este certamen y a todos los que ha convocado la Concejalía de Cultura. ¿Cree usted que si mi intención fuera quedarme con el premio daría pie a que participaran más personas? Para su información, yo misma, envié los datos de este certamen a páginas especializadas en anunciar concursos en internet, para que tuviera más difusión y el certamen alcanzara mayor relevancia. Este tipo de comentarios ponen en duda la integridad de la institución y de las personas que organizan el certamen, y no me parecen convenientes, sobre todo si vienen de alguien de Alcaudete, como me parece que es el caso. Si echa usted un vistazo a la parte izquierda de este blog verá un enlace a los premios y menciones recibidas, que como verá no son todas de Alcaudete.

Y por último, sólo me queda agradecer sus últimas palabras “Felisa, este escrito es muy bonito”, que sin duda le redimen de todo lo anterior, para mí no hay nada más valioso que los halagos de un lector. Aunque prefiero los que provienen de personas que firman con su nombre y apellido, que en el pueblo nos conocemos todos.


Un cordial saludo
Felisa Moreno



10 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Felisa, he leído tu carta de amor-desamor, y como bien dices, para que haya desamor primero tiene que haber habido amor. Es una carta dura, una carta que muchas, por desgracia, no se atreverán jamás a escribir, y les haría falta. Yo también estoy cansada del chorreo de muertes de mujeres a manos de imbéciles que se creen con derecho a todo y que tan sólo son diablos desgraciados que nunca serán felices y jamás harán felices a nadie.

Es una carta triste y hermosa a la vez, Felisa.

Un abrazo

Un abrazo

santiago tena dijo...

comentarios como el que contestas son la parte menos agradable de los blogs, pero sigue mereciendo la pena

Teresa Cameselle. dijo...

No me extraña que tengas tus sospechas sobre que el autor puede ser alguien conocido, estas cosas siempre tienen un matiz personal. O bien, siendo aún más mal pensada, también puede ser un concursante frustrado a algunos de los premios que ganas con tu buen hacer literario.
Un beso, Felisa, y enhorabuena por esa carta y esa mención.

Ardilla Roja dijo...

Cuando un anónimo hace este tipo de comentarios, suele ser alguien conocido, amén de cobarde y envidioso.

A mi me parece que no tienes que defenderte de nada. Has escrito una carta preciosa que ha sido finalista porque lo merece. Otras igualmente hermosas y válidas habrán quedado fuera; pero cuando alguien presenta un escrito a un concurso en el que deciden unos pocos; se arriesga a quedarse fuera. No es elegante culpar al que queda por delante. Como digo arriba es de envidiosos y eso, está muy feo.

Un beso, Felisa. Y mi enhorabuena de nuevo.

Maribel dijo...

Pues mira, casi que suscribo las palabras de Ardilla Roja porque lo que te iba a comentar es prácticamente lo mismo. Los anónimos son unos envidiosos que no pueden soportar que otros triunfen. Ni caso.
Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Gracias Mari Carmen, Santiago, Teresa, Ardilla y Maribel por vuestro apoyo, normalmente prefiero no contestar a los comentarios anónimos, pero me pareció que además de ir contra mí, iban contra la organización del certamen, por eso he aclarado los puntos.

Un abrazo.

Man dijo...

Gracias Felisa por tus cariñosas palabras en tu visita a mi blog.
He escrito una aclaración a continuación de ellas.
Gracias y un beso.

Pedro Asensio dijo...

"Quisieron salir del paraíso para sentir la llama que nos incendiaba cada noche".

Me encanta.

Besos

maria jose moreno dijo...

No me gustan los anonimos y desconfío de ellos. Tu buen hacer está por encima de todo, no me cabe duda.
Tu carta es muy buena y eso nadie lo puede poner en duda.
Un abrazo y ánimo

Rosi(Lucía) dijo...

Me he quedado sorprendida cuando he leído tu carta a un anónimo, se escudan en eso, en que nadie puede conocerles, porque no son tan valientes y ponen su cara, su nombre y sus apellidos, porque esas clases de personas van así por la vida, su mayor " sacrificio" es hacer daño gratuito a las personas, pero tu Felisa ni caso, a todos nos ha pasado algo de esto en algún momento, pero mi lema es " siéntate y verás a tu enemigo pasar" No falla... solo hay que tener un poquito de paciencia. Un besito, me encanta tu blog.