sábado, 29 de octubre de 2011

HALLOBLOGWEEN 2011


Mi amiga Teresa Cameselle se ha propuesto movilizar a los blogeros, la excusa, escribir un relato de terror para Halloween. Y como me parece una propuesta divertida me he apuntado, este es mi relato.

Vestida de Piel

El centro comercial se quedó en penumbra. El estruendo anterior había dado paso a un silencio lúgubre que se iba apoderando de cada pasillo, de cada comercio, subiendo hasta la planta alta, colándose por la entrada de los cines. Era el momento que ella aprovechaba para salir, aún se respiraba el olor a humanidad. Era un aroma rancio y dulzón al mismo tiempo, mezcla de sudor y perfume, que le daba la vida, fue aspirando a grandes bocanadas como pez fuera del agua, hasta que vio con placer que ya tenía manos, un par de bocanadas más y aparecerían los pies, subió por las escaleras, en la planta de arriba encontraría más. Se dirigió hacia los cines y estudió la cartelera. Sin duda la película de la sala primera era la más sangrienta, así que se adentró en la oscura estancia. Podía notar el aliento de la gente que hacía unos minutos abarrotaba la sala. Su cuerpo ya tenía la consistencia de la materia humana. Ahora podría salir sin llamar la atención. No aún no, sólo estaba vestida de piel, debía cubrir aquel cuerpo. Volvió a bajar, recordaba haber visto una tienda de ropa en la planta baja. Eligió un vestido negro, ajustado, con amplio escote y lo suficientemente corto para dejar a la vista la mayor parte de sus recién adquiridos muslos. Completó su atuendo con zapatos negros de tacón. Ahora tendría que cumplir con su destino, había respirado, absorbido, acaparado toda la maldad que cientos de personas habían ido dejando en el centro comercial. Algunas solo pequeñas miserias, enojos superfluos que el tiempo había convertido en enconos, otras, odios perversos que les impedían vivir. Llena de la maldad ajena se dirigió a la calle, a lo lejos, entre las sombras vio una figura humana, sonrió dejando ver sus afilados colmillos, allí estaba su primera víctima, sobre ella se desataría toda el odio de la ciudad.

Podeis leer el resto de los terroríficos relatos en el siguiente enlace:

24 comentarios:

Maribel dijo...

Me alegro de que te hayas animado a participar, Felisa.
Enigmático relato, creo que es la maldad personificada.

Un abrazo.

Lola y Mari Carmen Polo dijo...

Muy bueno, Felisa. Me ha encantado como se va formando ese ser lleno de maldad y que imagino será todo una belleza, en apariencia.

Muy bueno :)

Un abrazo

Lola

Matices dijo...

Vaya!! una vampiresa succionadora de maldad, no es mala cosa, el caso es que después de vestirse de galas propias e impropias busca en la noche benevolos inocentes. Inquietante relato...

Besos

Neogeminis dijo...

Bueno!...alimentarse de la miseria y maldad humana debe garantizarle a este ser larga vida!...para nuestra desgracia, esa materia sobreabunda en nuestro mundo!

Saludos de halloblogween!

rosa_desastre dijo...

¿Ves tu? No hay que fiarse de las apariencias. Eso mismo le dije a mi marido cuando se le salian los ojos de las órbitas mirando a la del traje negro ajustado y los tacones de aguja. Aiiiissssssss.
Un beso

Carmen Andújar dijo...

Muchos vampiros de estos tendriamos con nosotros, porque hay mucha humanidad con maldad.
Me alegro de verte en los jueves. Me ha guatado tu relato.
Un beso

Ceci dijo...

Inquietante relato! la maldad contenida en un cuerpo enfundado en un vestido negro escotado. Definitivamente la maldad le gana al bien en atractivos! ja!
Me gustó mucho encontrarme con tus letras Felisa, un placer!
Besito

José Antonio López Rastoll dijo...

En un centro comercial se acumula mucho mal rollo, mucha incomunicación, de modo que no me gustaría ser víctima de tu criatura.

Un abrazo.

Alicia Uriarte dijo...

La maldad, o el mal disfrazado de mujer por lo de la lucha de géneros ja,ja,ja, aparece de repente y se va posando en los más débiles ya que se alimenta de sus sueños.

Turbador relato.

Saludos.

Sindel dijo...

Con tanta maldad suelta no me extraña que ese engendro se haya alimentado muy bien!!! Un relato muy original, que se lee de un tirón y tiene un excelente desenlace. Me gustó mucho!!!
Un beso.

gustavo dijo...

a este paso se me acaba el tiempo y no os leo a tod@s...y como siga leyendo realtos como este tuyo, estoy convencido de que no llego al final, bien por falta de tiempo, bien por falta de poder asimilar más maldad...ajja..
bien, felisa, amasar el mal de toda una muchedumbre, amasarla y tragársela...para luego dejarla salir desde un mismo punto, desde un único ser..dejar esa maldad suelta...eso debe de ser el principio del fin de los tiempos...
sabes, me está gustando la lectura de esta renión, entre ortras cosas, por que habéis puesto la imaginación al sevicio de la palabra..tú, entre esas gentes..
medio beso.

Teresa Cameselle dijo...

Bravo, Felisa. Has creado todo un personaje que no recuerdo de ningún imaginario popular, en un relato muy breve, pero intenso, original, y tenebroso. La maldad humana cobrando vida, no puede haber algo más espantoso.
Gracias por participar ¡

Juan Carlos dijo...

Pues a mi me asusta mucho. Si efectivamente la maldad humana se concentrara y adquiriera cuerpo las criaturas serían terroríficas. Y estoy de acuerdo, serían atractivas, la maldad no se permitiría dejarse descubrir adquiriendo forma de monstruo.
Me ha encantado. Saludos.

San dijo...

El mal vestido de mujer, habia asimilado todo el rencor de los que por allí paseaban, un relato que te va envolviendo en una capa de frio y desespero.
Me encantó.
Un abrazo

Celia dijo...

Hola Felisa. Un buen argumento y un desarrollo de la escena impecable.
Te envío un beso, y me legra volver a leerte.

Pepe dijo...

Extraño ser que se nutre, para coger apariencia corporea, de lo peor de la raza humana y que, con esa apariencia sale a la búsqueda de sangre para alimentarse y calmar su sed.
Lo que sí parece cierto es que alimento no le ha de faltar.
Me ha gustado mucho tu relato.
Un abrazo.

Laura Nuno dijo...

Qué maravilla de relato. ¡Cómo he disfrutado con él!
Besines.

Carles dijo...

Soy Carlos, colaborador de Printcolor (http://www.printcolorweb.com), imprenta digital especialista en libros. Tu blog ha sido seleccionado y te regalamos la impresión gratis de tu primer libro, a cambio de que publiques en tu blog un comentario positivo sobre nuestros servicios. ¿Te interesaría? Para cualquier duda puedes enviarme un e-mail a info@printcolor.es. Gracias.

don vito andolina dijo...

Hola,preciosas letras van desnudando la integral y pura belleza de este blog,si te va la palabra elegida, la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen día, besos trovadores...

Natàlia Tàrraco dijo...

Bienvenida compi de nuevo a lo juevero.
Disculpas Felisa por tardar, asuntillo salud.

Hoy en día para cualquier vampira nada como las salas de multi cines, sangre fresca vistas las distintas versiones sobre el tema. Malos tiempos para ahullar a la luna llena, calada, en medio del bosque que ni caso !quita quita!

Gusta ese morbo, deleita a niños, mamás y papás sonrientes y jóvenes adolescentes con ganas de sensualidad dotada de colmillos, pues,!ah! atente a las consecuencias.
¿Dónde se ha visto a una vampira sin su maquillaje palido, sin sus talones? Por favor...

La sugestión de la "maldad" ahora con labios negros, siempre atenta.

Buena atmósfera Felisa, un gustazo pelo morbo.

Liwk dijo...

No quisiera ser esa pobre alma desafortunada. Muy buen relato, muy original; me encanta cómo has pintado a una maldad tan seductora como temible.
Un beso.

Felisa Moreno dijo...

Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí, es una alegría encontrarse la casa llena. Un abrazo.

Luis Bernardo Rodríguez dijo...

Hola Felisa, algo curioso es que te dejé un comentario felicitándote por el relato y no aparece????? Extraño ¿no?, porque fue el primer blog que visité en la recorrida de Halloblogween, que tú me hiciste conocer. Un abrazo y felicitaciones por el premio obtenido recientemente. Saludos desde Uruguay

El despertador dijo...

Con la muerte en los tacones podría describirse, también La maldad que nosotros alimentamos. Interesante la descripción de este personaje en todo caso.
Un saludo.