miércoles, 1 de octubre de 2008

New York, New York

Hace unos días regresó de Nueva York mi amiga y compañera Mila. Después de quince días por tierras norteamericanas volvió cargada de fotos y vivencias. Me ha regalado algunas y yo quiero mostrarlas a través de mi blog, en estos días en que todo el mundo vive pendiente de la crisis financiera que está sufriendo Estados Unidos, con la preocupación de cómo afectara a nuestra economía. Son los efectos de la globalización.













De allí me cuenta que todo es como lo vemos en las películas, les gusta los perritos calientes, los policias van por la calle son su donut y su café, los taxis amarillos...Te puedes encontrar con un músico callejero de jazz en Central Park o con un departamento de policía con más bombillas que un club de alterne en el centro de Times Square.

A mí me da un poco de aprensión eso de que todo sea como en los filmes de Hollywood, donde la violencia es la principal protagonista, eso sí, que no se vea un pecho femenino que eso atenta contra la moral norteamericana. No importa que maten, desuellen, descuarticen, violen o torturen a alguien, mientras que no se enseñen las partes pudendas, todo está permitido.



No quiero ser pesada, que se me va a notar que no me caen muy bien los yankis, y luego todo se sabe. Me quedo con esta imagen del músico callejero que es una de las que más me ha gustado.