viernes, 31 de octubre de 2008

Tres poemas para Chelía. Mileiby Hernández


A raiz de mi participación en un certamen literario de poesía a través de internet, conocí a la poeta Mileiby Hernández Méndez. Nació en Valencia Estado Carabobo (Venezuela), aunque sus padres son de origen canario, un 23 de mayo de 1970. A los 17 años se erige como Premio Municipal de Literatura, Mención Poesía de la ciudad de San Carlos, Edo. Cojedes. Desde esa fecha y hasta el presente se vincula al grupo literario Nuevo Tramo y a publicaciones periódicas y revistas de literatura, especialmente en el centro del país. Mantiene una columna literaria Transfiguraciones en el Semanario Altavoz. Su poemario De Regreso en las Sombras, publicado gracias al subsidio de la Dirección General Sectorial de Desarrollo Regional, Consejo Nacional de Cultura –CONAC-en el año de 1992, marca un importante hito en la carrera de la autora, pues se trata de su primer texto.


Le pedí que me prestara algunos de sus versos para incluirlos en mi blog, en esta sección que he abierto a mis amigos y amigas escritores. Estos poemas pertenecen al libro "'Ese oscuro fuego que me baña".





Tres poemas para Chelía

Afortunadamente
nadie muere de amor en estos tiempos.
Ramón Elías Pérez



Al escándalo de tus ojos



No quisiera perderme el lúdico paisaje de tus ojos llenos de sol.
Parpadeantes
diversos
atrevidos
constantemente abiertos como la llanura.
Los descubro enternecidos
detrás de las puertas.
Los retengo fulgurantes
en mi piel
llenando todos los espacios.
Me dirijo a cualquier dimensión orbital
Y por fin
los cuajo.
Entonces me recreo en ellos para siempre
como en una pintura de Salvador Dalí.



Conjuro



Me hubiera gustado sorprenderte a las 5 en punto de la tarde.
A esa hora se sirve el café
Y los pájaros dan vueltas en el guanábano.
Comienza un ritual hasta tus ojos llenos de esperanza.
Me desbordo sin piedad
Y desde aquí
Te nutro de este amor absoluto sembrado de naranjos.
De albahaca y ruda te ofrezco la lluvia para tu cuerpo insolente
Enciendo tres velas
sólo tres velas para la claridad de tu memoria cautiva
y te invoco en el humo solitario.
Ahora te canto, simplemente te canto
Con voz de tonada.
Son las 5:46 pm
Y te lanzo mis últimos deseos:
Ojalá tengas tiempo para leer un poema de Roberto Juarroz
donde el milagro furioso de las palabras
como lluvia vertical
te arrebate
y al menos te detenga.

Para olvidar tu voz



He cruzado toda la ciudad en moto taxi para olvidar tu voz
Tus palabras me persiguen de Montalbán a Bejuma
y aun entre los árboles tu eco me traspasa.
No tengo escapatoria.
Intento remontarme desesperada a las frías montañas de Chirgua
y sólo consigo que tu hilo de vocablos trepe y me desnude.
No puedo vencerte.
Emprendo nuevamente el viaje
y camino por las piedras y los ríos solitarios
para zafarme de tu garganta inclemente
Entonces descubro el desvarío insensato del momento.
Pero antes de salir de tu comarca
me rindo a tu embrujo y tu capricho
Ya me tienes por completo entre tus brazos
y terriblemente acorralada.


Del libro aún inédito “Ese oscuro fuego que me baña”.
Mileiby Hernández Méndez (1970) Círculo de Arte Nuevo Tramo.

2 comentarios:

Mileiby Hernández Méndez dijo...

Hola Felisa¡ encantada de compartir mis poemas en "El sueño de las palabras", tu sonrisa de luna nueva los ilumina. La poesía y tú llegaron de la mano para apoderarse del universo. Un saludo desde Venezuela.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Mira por dónde que sale Dalí en un poema!!

Dalí nos persigue Felisa, nos persigue, yo creo que será un duende de estos de los que habla Mercedes!