viernes, 12 de diciembre de 2008

¿Cómo es mamá?


El otro día llegó Irene del colegio y me miró de forma especial, con una sonrisa en los ojos confesó que me había descrito en una redacción. Vaya, mi hija uniendo palabras para construir una imagen mía. Podréis entender mi interés por aquel texto, pero había un problema, se negaba en redondo a enseñármelo. Y yo allí, evaluando los pros y los contras de coger el archivador sin su permiso y empaparme de todo. Al final pudo la curiosidad sobre el derecho a la intimidad de mi hija, a fin de cuentas sólo tiene siete años. Decía algo así “mi mamá tiene el pelo negro, rizado y con mechas. A veces lleva una camiseta verde y siempre se pone pantalones vaqueros. Le gusta mucho leer y escribir. A veces si me porto mal me castiga. También juega conmigo. Y a veces le gusta echar la siesta”. Tengo que aclarar que no todas mis camisetas son verdes y que de vez en cuando me pongo alguna falda u otro tipo de pantalones, aunque por lo general prefiero los vaqueros, así que no anda muy descaminada. En su descripción habla de mis aficiones, eso me dice que las ve como una parte más de mí, las acepta y le gusta que su madre sea así. Y luego está lo de la siesta. Es cierto que suelo descansar un rato después de comer, me levanto a las seis y media, creo que lo tengo merecido. Pero la siesta es importante para Irene por algo más, durante ese ratito, ella saca su bolsa de disfraces, los extiende sobre la alfombra, elige uno e inventa alguna historia, a salvo de mis miradas. Y me vienen a la memoria aquellas siestas de mis padres, en las que mi hermana y yo nos convertíamos en princesas.

10 comentarios:

SeaSirens dijo...

Felisa, yo también recuerdo esas siestas...si, eran de los mejores momentos, para poderla montar...
Nosotros, somos muchos hermanos y la verdad, te lo puedes imaginar...
Se ve la descripción de una hija, encantada con su mamá.

Besos!

Sami, pagando el precio... dijo...

Felicitaciones por ser "Finalista Certamen Salón Libro Hispanoamericano México"

No he tenido mucho tiempo de leer, pero te dejo un regalo de navidad. Te regalo este libro, que se sabras valorar, "Te espero en Orihuela , vida mía", que lo puedes bajar gratuitamente en este link:

http://www.orihuelalillo.com.ar/novela1.htm

Personalmente a mi me encanto! Conocí un poquito la historia y la gente de esta zona, llore y me reí mucho. Es realmente es un libro que no te deja indiferente.

Ademas te dejo un abrazo de osa, con capucha roja

XoseAntón dijo...

La verdad, Felisa, nunca envidié la vida de mis hijos; comparada con la mía: cinco horas de colegio y todo el tiempo del mundo... Alguna bronca y menos capotes caían de vez en cuando, pero era incomparable; incluso con no tener "nada" y ellos tenerlo casi "todo".

¡Ah!, sin es como los míos, procura que no te lea este relato. Ya nunca me he atrevido, pero mejor que fuera así, porque no saldría vivo. :))

Bikiños

Paco dijo...

Hola Felisa,

Los niños siempre nos sorprenden con sus ocurrencias. Y es curioso que se forman una unica imagen de nosotros (por lo de la ropa)

Y lo de la siesta es algo muy español por no decir andaluz.

En mi casa siempre se dormía la siesta, que yo aprovechaba para escaquearme por la calle.

Un abrazo

Un abrazo

El Desván de la Memoria dijo...

Echaba de menos tus "Cosas de niños". Confieso que es mi sección favorita del blog. Me divierto mucho con las anécdotas y ocurrencias de tus hijos. Algún día las puedes recopilar en un libro.
Un abrazo,
Ramón

Lola Moreno dijo...

La verdad que aquellas siestas para mi son inolvidables, el monton de peinados que me hacías en el espejo antiguo, cuando me envolvias en las sabanas para hacerme disfraces y cuando se venian la prima Candi y jugabamos a las cartas en los tarjetones grandes del bingo. ¡que momentos¡
Un abrazo princesa

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Felisa, nunca dejes de poner estas motitas de inocencia (y no tan inocencia) en tu blog. Me encantan, de verdad, disfruto muchísimo.

Yo soy de la siesta total!! jaja,

BEsos,

estela dijo...

Es curiosa la imagen que pueden tener nuestors hijos de nosotros, a mi a veces me da hasta miedo....jajaja
un saludo.

Julio César Grandal Doce dijo...

Ha nacio un nuevo blog. Anímaros a dar vuestra opinión sobre él.

Felisa Moreno dijo...

Gracias por vuestros comentarios, es una gran alegría abrir el blog y ver cuantos amigos se han pasado por aquí.
Creo que contestaros a todos de una vez se haría muy pesado, así que muchos besos de turrón y azúcar.