jueves, 27 de enero de 2011

El pacto



Nunca imaginé que me sentaría en el banquillo de los acusados. Mi vida mediocre no vaticinaba tales emociones, lo más temerario que cometía era devolver un recibo bancario, que después pagaba religiosamente; o reservar algún hotel en una ciudad exótica, que cancelaba con suficiente antelación para que no cargaran gastos en mi tarjeta. A veces, la vida es como la gaseosa, tranquila y relajada mientras permanece dentro de la botella, explosión de burbujas cuando alguien la descorcha. Y fue aquel vecino, el del tercero, quien hizo que estallara en espumarajos de odio, como una gaseosa. Él no lo sabía, pero teníamos un pacto, yo no me molestaba por su indiferencia, (ni me miraba al cruzarnos en la escalera); a cambio, él se desnudaba para mí cuando tomaba el sol en su terraza. Decidí matarlo el día que los operarios pusieron el toldo sobre su balcón. Un pacto es un pacto.

(Relato seleccionado en el mes de enero en el III Concurso de microrrelatos sobre abogados, para leer más pincha en este enlace: Relatos Enero )

7 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

!Cuanta razón tienes! Al cuerpo ese pactado había que verlo sin toldos ni obstáculos. !No hay decencia! te comprendo.

Felisa Moreno dijo...

Es que si el tipo tenía un cuerpo como el de la foto tenía delito no enseñarlo, jejeje. Gracias Natali, por comentar, un beso.

Victor Fragoso dijo...

Pues siceramente yo no lo veo para tanto , jajajaja.
Enhorabuena Feli, tú te lo mereces casi todo.
Los caballeros las preferían rubias pero se casaban con las morenas, y vosotras podéis mirar todo lo que queráis la foto pero al final os tendréis que conformar con nosotros, jajaja. Qué le vamos a hacer cosas de una aburrida y cotidiana vida, y de estar a estar horas todavía embalando cajas por lo de la mudanza (por eso creo que escribo esto).

Felisa Moreno dijo...

Hay que dormir Victor, hay que dormir.
Pues sí, tendremos que conformarnos, pero el gusto de mirar que no nos lo quiten,:-)
Gracias por tus palabras, un abrazo.

Beatriz Lorenzo dijo...

Estupendo microrrelato, me ha encantado. Acabo de descubrir el blog, me pasaré más a menudo. Enhorabuena

Fibonacci dijo...

Bonita sorpresa me he llevado al llegar a tu página alcahueteando...me ha gustado...espero seguir entrando y conocer algo más...un saludo

Felisa Moreno dijo...

Gracias Beatriz y Fibonacci, estáis en vuestra casa, un abrazo.