miércoles, 26 de enero de 2011

La importancia de los detalles



Estoy leyendo un libro, regalo de mi amigo Luis Conde-Salazar que se ha empeñado en que aprenda a escribir bien, se titula Cómo lee un buen escritor de Francine Prose y ayer me llamó la atención un capítulo titulado Los detalles. En este apartado la autora nos explica la importancia de los pequeños detalles para hacer que la ficción, esa mentira que ha construido nuestra imaginación, resulte creíble al lector. Nos pone como ejemplo, entre otros, la minuciosa descripción de la habitación de Guillermo Samsa en La Metamorfosis de Kafka.

“Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto. Estaba tumbado sobre su espalda dura, y en forma de caparazón y, al levantar un poco la cabeza veía un vientre abombado, parduzco, dividido por partes duras en forma de arco, sobre cuya protuberancia apenas podía mantenerse el cobertor, a punto ya de resbalar al suelo. Sus muchas patas, ridículamente pequeñas en comparación con el resto de su tamaño, le vibraban desamparadas ante los ojos.
«¿Qué me ha ocurrido?», pensó.
No era un sueño. Su habitación, una auténtica habitación humana, si bien algo pequeña, permanecía tranquila entre las cuatro paredes harto conocidas. Por encima de la mesa, sobre la que se encontraba extendido un muestrario de paños desempaquetados -Samsa era viajante de comercio-, estaba colgado aquel cuadro que hacía poco había recortado de una revista y había colocado en un bonito marco dorado. Representaba a una dama ataviada con un sombrero y una boa de piel, que estaba allí, sentada muy erguida y levantaba hacia el observador un pesado manguito de piel, en el cual había desaparecido su antebrazo. "

La detallada descripción, tanto del propio protagonista, de su cuerpo de insecto, como de la habitación en la que se encuentra, es lo que nos hace entrar sin recelo en esta increíble historia.
Sin ánimo de compararme con Kafka, ni muchísimo menos, creo que en mi relato “La piel de la serpiente” (Trece Cuentos Inquietantes, Editorial Hipálage) consigo dar realismo a una situación totalmente irreal mezclando el problema amoroso de la chica, Cata, con la evolución de una imaginaria grieta en el techo:

“Cata está llorando, sabe que no hay nadie en la casa, sólo nosotros dos. Empezó con un tenue sollozo, apenas audible entre los crujidos del techo, pero luego se fue incrementando hasta convertirse en un ruido insoportable. Entre gimoteos me cuenta que su vecino ha roto la relación, se lo ha confesado todo a su mujer y ésta lo ha perdonado. Se mudan de casa. Le dijo un lo siento falso y quiso hacerle un último regalo, una pulsera de oro. Cata se la tiró a la cara, en un intento de aparentar la indiferencia que no sentía.
Conforme los sollozos suben de tono, la grieta se hace más grande, se expande, pequeñas rajas invaden el techo de toda la habitación. En el centro, la mancha morada parece removerse, convertido el material inerte en una piel ligera que alberga cientos de organismos vivos que se agitan sin cesar, amenazando con romper aquella tenue entretela.”
Cuando yo escribí este párrafo no lo hice conscientemente, la mayoría de las veces escribo por impulso, me dejo llevar. Pero no está de más conocer estos aspectos, observarlos cuando leemos un buen libro, intentar descubrirlos en nuestros trabajos, pulir los detalles, cuidarlos al máximo. No significa que entremos a hacer descripciones exhaustivas y complejas, más bien a dar esa pequeña pincelada que aporte verisimilitud a nuestra mentira, que consiga que el lector se vea inmerso en el sueño de la ficción, como diría Gardner en El arte de la ficción, un libro muy recomendable.

5 comentarios:

Magnus Ingaldsen dijo...

Me ha gustado mucho ese comienzo, así que imagino que el resto del relato y del libro mantendrán ese gran nivel. Engancha, y eso es algo muy de agradecer.

Annick dijo...

Siempre me he preguntado : ¿ porque a mi me gusto este libro y a otros no ?.
Todo eso , para decir que el termino ¨buen libro ¨ me choca un poco .
No soy una critica literaria para permitirme calificar una obra . Si lo hago es con todo respeto y desde mi punto personal.
Todo este rollo para aplaudir a todos los escritores que son capaz de engancharnos desde las primeras lineas y, como tu , hacernos pasar buenos ratos .

Besos desde Málaga.

Felisa Moreno dijo...

Gracias Magnus, en realidad es un extracto del cuento, casi del final. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Hola Annick, yo antes leía de otra forma, me dejaba llevar por la historia sin analizar la forma, ni qué era lo que hacía que ese libro me gustara, ahora, desde que escribo, leo de otra manera, en cierta forma destripo los libros, es una buena forma de aprender.
Un beso, y gracias por tus palabras.

Maribel dijo...

No solo ese fragmento, toda "La piel de la serpiente" es una narración fantástica y muy rica en detalles y descripciones. Francine Prose podría poner tu obra de ejemplo.
Y felicidades por tu selección en abogados. Te deseo suerte en la final.
Un abrazo.