domingo, 5 de abril de 2009

El refuerzo, por Horacio Convertini



Hace unos días se presentó en Orihuela (Alicante) las novelas ganadora y finalista del certamen Gabriel Sijé 2008, promovido por la Caja Mediterráneo. El ganador fue el colombiano Diego Montoya con la obra Ofelia Bergman murió anoche, Horacio Convertini recibió el accésit por su novela El refuerzo, que él define como “la metáfora de un fracaso”.
(Pincha sobre la foto para leer la noticia completa)

Conozco a Horacio desde que coincidimos como participantes en el certamen de Canal Literatura, hemos intercambiado muchos correos desde entonces, compartiendo relatos y esperanzas, cuando empezamos esta amistad ninguno de los dos tenía nada publicado, aparte de algunos relatos en antologías de concursos. El otro día pudimos intercambiar novelas, yo le dí un ejemplar de La asesina de ojos bondadosos y él me entregó el libro de El refuerzo, con una hermosa dedicatoria. La mía no fue tan buena, tengo que practicar en esto de dedicar libros, se me da fatal.

Aunque no pude estar en la presentación de la novela, fue un lunes, sí que pudimos compartir una comida y un rato de conversación. Hablamos de todo, menos de literatura, mis hijos no nos dejaron, como siempre acapararon toda la atención. Después de mucho conversar nos dimos cuenta que a pesar de los kilómetros no hay muchas diferencias entre Argentina y España, los problemas vienen a ser los mismos.

Al final nos despedimos con un buen sabor de boca, mi marido le regaló unas botellas de su vino, y los niños le dieron un abrazo de despedida, sabe ganarse a los chicos. El tiempo pasó tan rápido que apenas pudimos hablar de su novela, yo ya la había leído, pero me hubiera gustado hacerle unas preguntas sobre ella para poner la entrevista en el blog. En fin, tendré que conformarme con el comentario en la contraportada, que transcribo a continuación:

(Pincha sobre el libro si quieres adquirirlo)
“ El fútbol es como un planeta que sólo da una cara al sol. En su faz iluminada y tibia, habitan jugadores que tienen la cuenta bancaria de un astro de Hollywood y los caprichos de un príncipe oriental.
Pero hay otro lado, oscuro, frío, desamparado; donde la gloria es un sueño olvidado hace tiempo y la vida se batalla cada día en canchas de césped pelado. Las piernas son las piernas de patear un tiro libre y de andar de un sitio para otro en busca del salario que compense el desarraigo y la soledad.
El refuerzo cuenta la historia de un futbolista que corre desesperado detrás de su suerte en esa región alejada de las cámaras de televisión y del glamur de los grandes campeones. Allí donde las pasiones se rizan hasta la locura.
Y donde la muerte puede latir en la letra pequeña de un contrato.”

******************************************************************
Os recomiendo esta novela, merece la pena leerla, Horacio es un buen escritor, estoy segura que llegará muy lejos, entonces presumiré de ser amiga suya.

6 comentarios:

Maat dijo...

Hola, Felisa: Terminaba de leer una entrada de Paco en su blog. Después de conocer la tuya, veo que coincidís en una idea y es la importancia que le daís a la amistad nacida en torno a las letras. Y es bonito leeros eso, el mostrar que de algo sencillo, con el tiempo, se transforma en una gran amistad.

Ya he dado una mirada al libro. Lo voy a comprar porque el tema a mi hijo seguro que le gusta, ya que por su trabajo se mueve en ese terreno.

Un abrazo.

Maat

Maat dijo...

Felisa, se me ha olvidado decirte que no he podido llegar a la noticia completa. Al pinchar la foto, sólo consigo verla de mayor tamaño. ¿O quizá me equivoco de foto? Podría ser...

Maat.

Ardilla Roja dijo...

Otro titulo más que me apunto para comprar cuando vaya a España. Por Internet, los portes me salen más caros que el libro.

En cuanto a presumir.. Tu también tienes quien presuma de ti ;)

Un beso

Felisa Moreno dijo...

Hola Maat, ya he arreglado lo del enlace. Muchas gracias por tu visita, un beso.

Gracias Ardi, yo también presumo de mis amigos y amigas blogueros.

Un beso

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Felisa, ¡Qué buena amiga eres!

Diego Fernando Montoya Serna dijo...

Apreciada Felisa, coincido contigo en todas tus afirmaciones: Horacio, al que apenas conocí, pues solo nos vimos el día de la entrega del premio y en medio de un acto mas bien oficial, es un ser carismático y muy inteligente. Debo admitir que al llegar a mi casa, en Colombia, lo primero que busqué en mi maleta fue su libro, y me pareció estupendo, es uno de esos libros que me ponen a escribir.
Aún no se lo he dicho a él, pero ya llegará el día pues, por fortuna, hemos tenido la suerte de coincidir varias veces.
Un abrazo
Diego Fernando Montoya Serna