miércoles, 11 de noviembre de 2009

¿Os he hablado ya de Irène Némirovsky?


Némirovsky es una escritora nacida en Rusia, pero que vivió la mayor parte de su vida en Francia, donde publicó su obra; hasta su muerte en un campo de concentración nazi. Su obra más conocida es Suite Francesa, una novela inacabada y publicada muchos años después de su muerte.

La descubrí hace un par de años y desde entonces compro todas las novelas que encuentro de ella publicadas en español, que no son muchas. Es una escritora que logra atraparme por la forma en que dibuja los personajes, la fuerza, la intensidad que pone en ellos. Cuando leo algo suyo siento envidia, ya me gustaría escribir a mí así, pienso. Mi admiración es tal que incluso le puse a uno de mis relatos el título de un libro suyo El ardor en la sangre, que está publicado en este blog:
http://felisamorenoortega.blogspot.com/2008/08/1-premio-certamen-mujeres-creadoras-del.html
Cuando terminé de leer Suite Francesa sentí una rabia negra, de esas que te nublan la vista y te carcomen el alma, odié a los nazis por haberme arrebatado a Iréne antes de terminar su obra más ambiciosa, por haber acabado con la vida de una escritora magnífica, tan solo por ser judía. Ya sé que fueron muchas las víctimas, pero en ese momento sentí dolor por la pérdida de una en concreto y, aunque parezca cruel, para mí fue más intenso que cuando pienso en una masa desconocida.
En fin, que os la recomiendo fervientemente, sobre todo a aquellos que soñais con las palabras.
Para saber más sobre Némirovsky y su obra:

9 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Es perfectamente normal sentir esa rabia cuando has conocido a la persona. Cuando te hablan de miles de muertos, sabes que son personas, pero no deja de ser un número. Al saber su nombre, su historia, cómo era, reaccionas como el que quien pierde a alguien cercano.

No conozco a la autora. Si la recomiendas, la buscaré. No me será difícil encontrarla.

tag dijo...

Pues me ha chocado que hablaras de ella, porque hace tiempo que busco un libro de ella que se titula "El Baile".

Uno de mis blogs preferidos, Perdida entre libros, y su autora Elena, hizo una critica del que tu hablas, de Suite Francesa, y decía que le había gustado mucho, pero no tanto como El Baile.

Lo voy buscando en las bibliotecas que frecuento, pero hasta ahora, o estaba prestado o no lo tenian.
Pero en mi lista de libros a leer, lo tengo anotado el primero.

Me alegra saber que tu tambien eres admiradora de Irene Nemirovsky.

Un besito

J.E. Alamo dijo...

Totalmente de acuerdo con Ardilla: duelen los rostros, los nombres. Por contra, los números apabullan y también, horrorizan, pero a distancia casi por obligación. Recuerdo que capté la profundidad del holocausto ( y no solo el nazi, también las purgas stalinistas, el genocidio de los kurdos, las matanzas de indios norteamericanos...) cuando vi la foto de Ana Frank. :-(

Mjesus dijo...

De repente me han entrado unas ganas enormes de leer un libro suyo. Lo buscaré.
Gracias por la información, me ha parecido muy interesante.

yolandasaenzdetejada dijo...

sí, es divina, a mí me la recomendó Luis Alberto de Cuenca. Ese libro del ardor de la sangre precisamente. Me la has recordado. Lo voy a volver a leer... gracias

Felisa Moreno dijo...

Hola Ardilla, supongo que tú en Francia no vas a tener problema para encontrar un libro suyo. "El baile" es una novela corta muy recomendable, te gustará.
Gracias por pasarte, un beso.

Hola Tag, yo compré esa novela a través de Casa del libro, creo que allí lo encontrarás. Si estuviéramos más cerca podría dejártelo, aunque es un libro que merece la pena tener y releer.Un beso.


Sí, J.E., a veces necesitamos una cara o una referencia más cercana para darnos cuenta de la atrocidad del holocausto. Un abrazo.


MJesús, te digo como a Ardilla, para empezar con Némirovsky "El baile está muy bien". Gracias por venir y comentar, un beso.

A mí también me gustó mucho El ardor en la sangre, tanto como para hacer un relato inspirado en la novela, aunque no alcanza ni de lejos la calidad del original. Un beso, Yolanda, me alegra que te guste Némirovsky, y yo que pensaba que la leía en exclusiva...

lola dijo...

Hola, Felisa: Al entrar en la página del desván, me ha llamado la atención "Irene Némirovsky". También yo sentí al leer Suite Francesa un sentimiento de rabia, impotencia y congoja superior al que te pueden producir esas pérdidas de las puedes ver y oír a diario. Fíjate, cuando la leí, pensé en mis abuelos y, fueran de un bando u otro, lo que tuvo que sufrir esa generación con nuestra guerra.
Me ha encantado que me recordaras a la autora, pues ya hace tiempo que leí esta obra y, como que no había vuelto a pensar más en ella. Voy a ver si consigo leer algo más de ella.
Bueno, como no es cuestión de acaparar la página, te mando un abrazo ya.

Carmen Andújar dijo...

Gracias por descubrirme esa escritora. Si que da rabia lo que hicieron esos mal nacidos.No se si sabes que la gran mística que también era judia convertida al catolicismo Edith Estein también la asesinaron. Esta gente le importaba un pimiento todo, cultura,religión,etc. sólo mantener su raza.
Un beso Felisa

Maribel dijo...

Pues no la conocía, Felisa. La tendré en cuenta para buscar alguna obra suya. Mil gracias. Un abrazo.