sábado, 2 de octubre de 2010

Carta a los reyes magos.


No, no estoy tan despistada, ya sé que no estamos en enero y que aún no ha llegado el consumismo de las Navidades. Sólo quería reflejar una anécdota de mi hijo, hace tiempo que no publico nada en la sección Cosas de Niños, y hoy mi retoño me ha dejado con la boca abierta. Dentro de unos días lo habré olvidado, aprovecho las páginas del blog para fijar recuerdos, sobre todo los referentes a mis niños.

Cuando me meto en la cocina para preparar el almuerzo suelo gritar a mis hijos para que se laven las manos y pongan la mesa. Juanma se hace el remolón, lo tiene estudiado para que sea Irene la que se encargue de esa tarea. Se viene para la cocina para contarme sus cosas, todas importantísimas, ninguna puede esperar. Hoy me dice:

- Mami, ¿los reyes magos me pueden traer un juego de la Wii?

- No sé, tú escribe la carta y si te portas bien, a lo mejor te lo traen.

- No, mejor te lo pides tú en tu carta, porque te portas mejor que yo y seguro que te lo traen-me dice con su carita de pillo.


Y yo me quedo con la boca abierta, y no puedo evitar reirme, y me olvido de la horrible mañana que he pasado en el trabajo, de la aplicación informática que se negaba a funcionar, de la carreras para terminar de enviar una documentación el mismo día que cumplía el plazo. Se me olvidan estas dos semanas de nervios y contrarreloj, se me olvida todo. Porque ellos son así, siempre consiguen que me sienta feliz de estar viva, agradecida por tenerlos a mi lado.


5 comentarios:

Annick dijo...

Tienen una respuesta para todo , nos desconciertan con su naturalidad , pero nos alegran la vida .
Disfruta de ellos , que se hacen mayores demasiado pronto .

Besos desde Málaga.

Nela dijo...

La lógica tan aplastante de los niños, nos descuadra y hace que nos quedemos con la boca abeirta.
Besos
nela

Gary Rivera dijo...

jajaja que lindo que dentro de su pilleria aun mantenga la inocencia!

J.E. Alamo dijo...

Genial anécdota, Felisa, siempre "refrescan" nuestras vidas quitándole hierro a las cosas que nos agobian.

Felisa Moreno dijo...

Qué ratón tienes Annick, crecen demasiado deprisa. Un beso

Gracias Nela por dejar tu comentario. Un abrazo.

Sí, eso es lo bueno,Gary, lo mismo te cuentan algo que te dejan estupefacta que se compartan como lo que son, niños. Un abrazo.

HOla Joe, tienes razón, además yo ayer lo necesitaba, necesitaba que me hicieran sonreir. Un beso