jueves, 15 de enero de 2009

La hija del cónsul. TERESA CAMESELLE

Hoy quiero presentaros a mi amiga y compañera de taller literario Teresa Cameselle. Aunque no nos conocemos personalmente son muchas las cosas que nos unen, sobre todo la pasión por la literatura. Espero que pronto podamos encontrarnos y que me dedique su novela La Hija del Cónsul, ganadora del I Premio Talismán de Novela Romántica. Me ha cedido un extracto de la misma para compartirla con los lectores de este blog. Os dejo con ella.



Nací en la primavera del 68 en Mugardos, un pequeño pueblo marinero del norte de Galicia. Al casarme me cambié al otro lado de la ría, es decir a Ferrol, donde vivo con mi marido y mis dos hijos y trabajo como administrativa.
Mi mayor afición es la lectura, seguida del cine, viajar... Como leo de todo, sin orden ni concierto, he acabado escribiendo también de todo. Tengo desde dulces cuentos infantiles, pasando por relatos breves no muy felices, algunos publicados en libros conjuntos con otros autores, una novela corta agridulce que resultó finalista en el premio de novela por entregas de La Voz de Galicia de 2007, y, en preparación, hasta una novela fantástica juvenil.
Pero donde he volcado todas mis fantasías, mis sueños y mi energía, es en “La hija del Cónsul”. Creo que la mayoría de los que empezamos a escribir lo hacemos para nosotros, para poner en el papel esa novela que aún no hemos encontrado y que es la que de verdad nos gustaría leer; pues bien, eso es lo que he intentado hacer yo con esta historia. Ahora solo me queda esperar que los lectores me den el mayor premio que existe, que sería descubrir que han disfrutado tanto de su lectura como yo lo hice escribiéndola.



LA HIJA DEL CÓNSUL (Extracto)



-Lo que te voy a pedir va a ser muy difícil para ti, pero tienes que escoger. ¿Qué es lo que más importante en tu vida, tu misma, tu libertad, tu cuerpo o... el bienestar de tu familia?
-Mi familia es ante todo.
-¿Te sacrificarías por ellos?
-Sí –susurró María Elena, consciente de que había empezado a temblar.
-Bien, su futuro y su felicidad está en tus manos, y esto no es una amenaza gratuita, debes saber que tengo el poder y los medios para hacerles mucho daño.
-Es un chantaje –afirmó la joven.
-Me temo que sí, pero no conozco otra forma de obligarte a hacer lo que necesito que hagas.
-Bien, tampoco encontraría una forma mejor. Ahora hable rápido, dígame qué es lo que espera de mi, acabemos con esto de una buena vez.
-Tienes que entender que es algo demasiado importante, es algo tan grande como no puedes siquiera imaginar, por eso ejerceré sobre ti toda la presión necesaria para llevar nuestro plan a buen fin.
La muchacha no dijo nada cuando él se detuvo, sólo lo miró, serena, fría.
-Te lo explicaré muy claramente pues sé que el temor a lo desconocido es el peor de los temores. Vas a ser ofrecida como presente a un hombre, es un hombre mayor y muy rico, que tiene un harem lleno de esposas, pero ningún hijo varón que le herede. Siempre ha sentido predilección por las mujeres muy jóvenes, de cabellos rojos y cuerpo generoso –María Elena asintió, enrojeciendo de humillación-. Durante un mes recibirás instrucción por parte de tres mujeres. Te enseñarán todo sobre el hombre que va a ser tu amo, aprenderás cómo complacerle en todos los aspectos, y después, cuando estemos seguros de que sabes todo lo necesario, serás entregada a él –Alí se detuvo, mirando fijamente a la joven, como intentando averiguar si comprendía lo que le estaba explicando-. Tienes mi palabra de que sólo será por un breve espacio de tiempo, sin embargo, mientras estés en el harem, tendrás que aceptar todas sus demandas.
-¿Eso es todo? –preguntó María Elena, ignorando las lágrimas imposibles de retener que comenzaban a correr por sus mejillas.
-Sé que es muy duro. Pero te aseguro que te he dicho toda la verdad y nada más debes temer.
-¿Es que acaso podría ocurrirme algo peor?
-Cuando todo acabe conservarás tu vida y la de tu familia, eso es lo único que debes recordar. Sólo espero que durante tu preparación consigas serenarte y resignarte ante lo inevitable. Si te aplicas y demuestras interés por aprender, permitiré que escribas una carta a los tuyos para tranquilizarlos sobre tu situación.
María Elena asintió con la cabeza y luego, incapaz ya de soportar su presencia, le dio la espalda y caminó hacia el fondo del jardín. Paso mucho, mucho tiempo, antes de que la curiosidad le hiciera volver la mirada, pero el hombre de ojos verdes había una vez más desaparecido sin el menor ruido.
Teresa Cameselle

9 comentarios:

Ricardo dijo...

Gracias Felisa por tu entrada, acabo de enlazarte a mi blog.

Saludos

Teresa Cameselle dijo...

Gracias, Felisa, ha quedado estupendo.
Un beso.

XoseAntón dijo...

Uhmm, tremendo encuentro; el económico y el amor rara vez coinciden. El primero es apagar el mayor de los incendios con el agua de un cesto y el segundo como el vuelo de una hoja en los días de viento. Gracias Felisa y felicidades Teresa.

Bikiños

Felisa Moreno dijo...

Gracias a ti Ricardo por visitarme, enlazaré tuyo también. Un saludo.

Hola Teresa, me alegro de que te guste, y gracias a ti por prestarme un trocito de tu novela. Ya tengo ganas de leerla, a ver si me la devuelven, esto me pasa por prestar los libros antes de leerlos. Un beso.

Hola XoseAntón, muy buenas tus comparaciones "el vuelo de una hoja en los días de viento" Un beso

La sonrisa de Hiperión dijo...

Como decía Juncal: "Tomo nota"
jajajajaja
Saludos

estela dijo...

Gracias Felisa por introducirnos en esta novela que, por lo que nos ofreces, debe ser estupenda.
Y felicidades a ti, Teresa.

Teresa Cameselle dijo...

Gracias, Estela, me alegro de que te haya parecido interesante.
Saludos.

Ana Godoy dijo...

Cuanto cuesta el libro en papel ? No encuentro el precio en ningun lado. Gracias

Ana Godoy dijo...

Cuanto cuesta el libro en papel ? No encuentro el precio en ningun lado. Gracias