martes, 27 de enero de 2009

No consigo recordar qué es un hada



No consigo recordar qué es un "hada". Dicen que la memoria es selectiva y se deshace de los malos recuerdos. Trato de concentrarme y me viene a la cabeza otra época, aún era joven y soñaba con príncipes azules. Recuerdo mi pobreza, los harapos cenicientos que me servían de vestido, apenas tenía nada, sólo la dignidad. Me ganaba la vida con mi trabajo, mi jefa me explotaba y sentirme desdichada me llenaba de gozo. Hace mil años de eso. Entonces yo tenía una figura exquisita, que perdí de tanto comer perdices y vaguear por los sillones de palacio. Nadie me dijo que ser feliz resultara tan aburrido.

17 comentarios:

Nyma dijo...

Ni yo..pero intento imaginar lo que me provocaron imaginar...supongo que es triste...no?

Saludos.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Esta guay el micro. Mira, yo de chiquitín me vestía con un traje de ginata, desde luego, eso saldrá en algunas de mis personajes...jajajajajajajjajajajajajajajajjajajajajajajjajajajajajaja

fonsilleda dijo...

Buen micro, pero que triste: "nadie me dijo que ser feliz fuera tan aburrido".
Bicos

Felisa Moreno dijo...

Gracias Nyma, Juanma y Fonsi, por vuestros comentarios. En realidad en este micro quería darle una vuelta de tuerca al cuento, que siempre acaban en fueron felices. En los cuentos de hadas y princesas parace que el único objetivo es encontrar al principe azul ¿y luego qué?

Teresa Cameselle dijo...

Pues yo quiero creer que la princesa será lo suficientemente lista como para saber qué hacer con su nueva vida.
Otra cosa es que no la dejen, ahí tenemos el ejemplo de la princesa Masako o, yéndonos más lejos, la triste historia de Diana de Gales.

Felisa Moreno dijo...

Hola Teresa,
sí, creo que las princesas van espabilando, pero aún les falta mucho. Por cierto, me han mandado un powerpoint con un cuento sobre una princesa vegetariana a la que le hacen daño los zapatos de cristal y que no le gusta nada tener que cocinar perdices para su príncipe, lo voy a mandar al Desván, por si quieres verlo.

Un beso, galleguiña

Mari Carmen dijo...

Creo que si siendo feliz se aburre, realmente es porque quiere :) Pues anda que no hay cosas para hacer y más si una es feliz.

Un relato estupendo, Felisa.

Un abrazo

Alijodos dijo...

Que frase más contudente "nadie me dijo que ser feliz era tan aburrido"...quizas sea por que no sabemos ser felices o por que el que la encuentra de forma permanente anhela su busqueda...que difíciles somos eh
besos felisa.

Odi Noyola dijo...

¡Ooh!

Odi Noyola dijo...

^-^ ¿Será a tener Dinero que se refiere usted? elegante Srta. Moreno ¿No a la Felicidad real (que para mi es AMOR pleno que da paz, etc.)?... Anyway... No importa... No tiene ke responder... Solo me expreso [espero no sea molesto]. ^-^

SeaSirens dijo...

Buena realidad, buena vuelta a los sueños, los soñadores y el color rosa.
Me ha parecido una buena forma de romper con "las reglas".
Hay quien nace triste, vive triste y muere triste. Es una lástima, pero es así.

Me ha gustado. Besos!!

difistinto dijo...

Yo tampoco recuerdo, pero en algun sitio debo haber perdido ese buen recuerdo ¿verdad?


Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Hola Mari Carmen, creo que los humanos llegamos a aburrirnos de todo, pues cuando tenemos las cosas no las valoramos. Saludos.

si, Alijodos, somos un pelín complicados. Un abrazo.

No te preocupes Odi, puedes decir lo que quieras. Y no, no me refiero sólo al dinero, tendemos a devaluar lo que ya tenemos. Un saludo.

Gracias SeaSirens, tienes razón, no todo es de color rosa. Un abrazo.

Difistinto, menudo nick, yo creo que tengo un hada especial, que a veces aparece y me salva. Saludos

Paco Gómez dijo...

Yo también me aburrí de ser feliz, Felisa. Por eso ahora me dedico a salir y a no pensar más allá de los cinco minutos siguientes. Y veo hadas y duendes. Ya no están en su entorno, también se cansaron de ser felices. Ahora están en los bares, haciendo compañía a los que nos aburrió el ser felices. Y es de noche. Pero la luz de sus ojos nos alumbra para que veamos el camino. Pero yo a veces no lo encuentro. Y me importa un bledo.

Carmen Andújar dijo...

Es como recontar los cuentos de hadas; aunque en este caso con la hada un poco aburrida de tanto hacer ese papel. Es muy original

XoseAntón dijo...

Cada época tiene sus propios sueños y, como es evidente, también sus hadas. La felicidad de entonces no es la de hoy, si acaso las penas, pero esas ni antes ni ahora las queremos.

Bikiños

azpeitia dijo...

Tienes un sentido del humor muy especial...me gusta...un abrazo de azpeitia