sábado, 10 de enero de 2009

Mi relato solidario: Olvido


Se me olvida algo. Es una sensación extraña que me acompaña desde que me levanté esta mañana. No desayuné, el estómago me dolía horrores. Siempre llego al despacho antes que los empleados, así me aseguro de que sean puntuales. Hoy es domingo, estoy solo, no tengo que aguantar sus rostros descoloridos y serviles. Muy pocas cosas en la vida logran alterarme tanto como que traten de arrebatarme el dinero que gané con mi esfuerzo. Odio a los mendigos, a los drogadictos, a los borrachos que se acercan a mí para pedirme unas monedas. Me sacan de quicio esos anuncios de ONGs en la televisión, los ojos de los niños hambrientos,… A mí nadie me regaló nada. Sin padres, sin familia. Nunca me casé, cuando tenía edad carecía de tiempo, ahora no quiero que ninguna aprovechada malgaste mi fortuna. A veces echo de menos un hijo que me suceda, para olvidar esa ausencia reviso mis abultadas cuentas corrientes.

Hoy debería sentirme satisfecho, he repasado los balances y cuentas de resultados del último año y soy un poco más rico. Sin embargo la sensación de olvido me perturba. ¿Por qué este extraño pesar? Decido regresar a casa, quizás allí encuentre la respuesta. Tuvo que ser algo que pasó anoche, pero no puedo recordarlo.

Nada más entrar noto un olor raro, compacto, nauseabundo. Esta mañana no olía así, estoy seguro. Proviene del dormitorio, abro la puerta con cierto temor. Sobre la cama hay un bulto. Me acerco. No puedo creer lo que ven mis ojos, el hombre que está sobre la colcha, desnudo y cubierto de vómitos es… soy yo. Acerco mi mano a aquel cuerpo inerte, mis dedos se deshacen cuando tocan la piel muerta. Trato de gritar pero la voz ha huido de mi garganta. Entonces lo recuerdo todo. Es de noche, acabo de cenar, una comida copiosa a base de marisco. Decido darme un baño antes de acostarme… El dolor en el estómago, la impotencia, no consigo llegar al teléfono, los vómitos me ahogan. Sólo puedo pensar en una cosa, mi dinero, ¿qué será de mi dinero?

15 comentarios:

Teresa Cameselle dijo...

Estupendo relato, Felisa, y estupenda la convocatoria de Relatos Solidarios.
Saludos.

estela dijo...

Fantastico y sobrecogedor relato

estela dijo...

Gracias por tu consejo. Ya envie el relato.

Alijodos dijo...

Estupendo relato y en mi blog tienes un regalo. Besitos

Felisa Moreno dijo...

Gracias Teresa, espero que te animas a participar, los tuyos son muy buenos. Besos.

Gracias Estela, a ver si vemos nuestros relatos en el libro. Saludos.

Gracias Alijodos, y gracias por
el regalo, me ha hecho mucha ilusión.

XoseAntón dijo...

El dinero, bien utilizado, puede ser nuestra mejor herramienta; pero una cosa es comprar ropa de abrigo y otra abrigarse con él. Creo, Felisa, que lo has contado y mostrado muy bien; nada como la soledad para comprender su auténtico valor.

Bikiños

Felisa Moreno dijo...

Gracias XoseAntón, como siempre tus palabras son muy acertadas. Saludos

Beatrizl10 dijo...

Tu relato impresiona.
Hay muy gente que en su avaricia por tener una vida repleta de dinero se olvida de vivir...
Un beso.

Anónimo dijo...

Siempre recuerdo una frase que repetía un familiar mio muy querido, para referirse a alguien que le daba mucha lástima decía: "es tan pobre que sólo tiene dinero", siempre he procurado que nunca me la puedan aplicar a mi.
Perdón por seguir como anonimo.

Felisa Moreno dijo...

Gracias Beatriz, estoy de acuerdo contigo, alguna gente piensa que nunca se va a morir. Gracias por pasarte.

Estoy de acuerdo con ese familiar tuyo, espero que tampoco lo digan de mí. Gracias por tu comentario.

Andrómeda dijo...

Genial!
Gracias por compartir tu relato, realmente fue impactante. Muy bien logrado tu punto de vista... deja al lector meditando en tus palabras.

Excelente!

Sigue escribiendo, saludos!

~PakKaramu~ dijo...

Visiting you

Felisa Moreno dijo...

Gracias Andrómeda, y bienvenida a mi blog, creo que es la primera vez que te veo por aquí. Saludos.

Gracis por la visita, Pakkamaru.

Brisa67 dijo...

Hermoso e impactante relato Felisa. Es fascinante la capacidad que tienes para meterte en la piel del personaje.
Como se suele decir... me quito el sombrero.

Un saludo

Babbi dijo...

Me encanto tu relato!
Es sobrecogedor, muy bonito.
Me gustaria pedirte un pequeño (para mi grande) favor:

Comentame, y enseñame a escribir mejor, solo asi podre aprender de los errores, tengo 13 años y leo muchisimo pero a veces me cuesta expresarme, te lo agradeceria:

http://princessfallenangel.blogspot.com/

Tambien escribo canciones:

http://naugthymelody.blogspot.com/

Gracias