lunes, 23 de febrero de 2009

¡Qué ingenua soy!



Desde chica, desde siempre, he querido pensar que la gente es buena. Siempre he tratado de buscar el lado amable de las personas, siempre he apostado por que lo tenían.

Sin embargo, la vida te va cubriendo de desengaños, un manto oscuro que ensucia la mirada. Mis ojos ya no son los de la niña que estaba dispuesta a irse a África de misionera, soy mucho más egoísta, ahora me conformo con salvaguardar mi vida y la de gente a la que quiero. Pero aún se me nublan de tristeza ante el sufrimiento de tantas personas en el mundo. Aún se me enrabia el alma cuando contemplo alguna injusticia. Quizás por eso escribo, quizás por eso en mis cuentos se cuela el maltrato, la discriminación, la soledad de los ancianos, la desigualdad, la injusticia...

No me gusta ocasionar daño a nadie, probablemente lo haga sin darme cuenta, casi seguro que a la gente que más quiero, los más cercanos; a los que un día negaré unas palabras amables, o tendré unos malos modos o simplemente ignoraré. Siempre acabamos lastimando a quien más nos quiere, a quien más queremos.

Digo que soy ingenua porque creo en las palabras, esas que brotan fáciles en la boca de algunos, esas que no cuesta trabajo pronunciar pero si mantener, esas...

Llevo unos días malos, creo que soy víctima de una injusticia, y lo que más me duele es que repercute sobre mis hijos. La impotencia me hace volcar la rabia en este blog, pobre, él no tiene culpa de nada.

Seguiré luchando, seguiré porque aún mantengo viva la esperanza de que las personas son buenas y justas y que, si les das las razones adecuadas, razonarán. Yo sólo pido eso, que sean razonables y que me escuchen.
"No hay mayor sordo que el que no quiere oír"



28 comentarios:

TitoCarlos dijo...

Siempre será mejor que te lies a patadas con este blog. Es muy probable que no hagas daño a nadie, y que tu no te hagas daño.
Gibrán dice que las palabras son eternas, y que debemos tener en cuenta esa eternidad al pronunciarlas. Cuando escribes en el blog, lo haces para el mundo mundial y las mides, les dás vueltas para encontrar su mejor léxico, pero al hablar no tenemos tanto tiempo....
Date un respiro y vuelve a hablar, otro respiro y vuelta a empezar; esos espacios suelen dar lucidez.
Paciencia; escucharán.

Felisa Moreno dijo...

¿Tu crees Tito Carlos? A veces desespero, es que si te contara lo que me está pasando no darías crédito, yo misma no me puedo creer que esté sucediendo, que se tomen decisiones tan arbritarias sin pensar en el daño que se puede hacer a las personas.

Gracias por el comentario.
Un beso

Paco dijo...

No se de que va el tema, pero por el tono de tu escrito, debe ser algo grave.

Me he quedado sin palabras al leerte...

Pero que sepas que aquí tienes un amigo, por si te sirve para algo.

Estoy con TitoCarlos, Cuando se tiene razón, solo la paciencia es la mejor arma.

Un abrazo

Felisa Moreno dijo...

No te preocupes Paco, no es tan grave, más bien fastidioso.
Un beso

XoseAntón dijo...

Ánimo Felisa, por aquí, cuando las cosas no van como nos gustaría, acostumbramos a decir que no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista. En cuanto al dolor, a la injusticia, la verdad es que tampoco sé el remedio. Me resulta insufrible ver llorar a la gente (ni siquiera era capaz de llevar a vacunar a mis hijos, tenía que hacerlo mi mujer). De niño, cuando veía a la gente triste o llorando me escapaba al monte, a contemplar el mundo desde lejos; en fin, soy un desastre.

Lo dicho, ánimo, que todo pasa.

Bikiños

Mileiby Hernández Méndez dijo...

Vamos Felisa, no eres ingenua, eres bella y noble, recuerda que el que te envidia o te hace mal es porque quiere ser como tú, que eres estupenda. Un abrazo desde Venezuela.

Nyma dijo...

"víctima de una injusticia, y lo que más me duele es que repercute sobre mis hijos."
POR EXPERIENCIA TE DIGO Y AFIRMO QUE TODO A DE TENER UN FIN RAZONABLE, CUERDO, Y TENER FE CADA DIA, AUNQUE CUESTE, TE AYUDARÁ.
CIERTO ES TAMBIÉN, QUE HAY PERSONAS QUE INTENTAN DESTRUIR, SOLO POR EL MERO HECHO DE HACERLO SIN MEDIR LAS CONSECUENCIAS.
ARDUO ES EL CAMINO, PERO LA VERDAD Y LA CONSTANCIA, SERÁN LAS QUE PREVALECERÁN,SIEMPRE.

Ardilla Roja dijo...

El blog es tu casa, y en el puedes escribir lo que te apetezca. Así lo veo yo. Como te dije, a veces se convierte en esa válvula de seguridad por la que escapa el vapor acumulado de la rutina y no todos los guisos son siempre iguales. Y como si un día te comes un bocadillo, tampoco pasa nada.

Espero que esas orejas sordas quieran escuchar y entren pronto en razón.

Te dejo un abrazo solidario :)

Martikka dijo...

Ánimo, Felisa. No sé qué te está pasando exactamente, pero no desesperes. Dicen que de las nubes más negras siempre cae un agua limpia y refrescante...
Cualquier cosa que necesites, escríbeme al correo y charlamos.

€_r_i_K dijo...

Mira, te voy a contar algo, espero que te levante al menos el ánimo, nada más....
Demasiadas personas escriben desde el ego, y se olvidan que al plasmar o decir las palabras no pueden hacer daño...Hay otras que buscan aplausos, y otras, que escriben o hablan por justificar visitas....

Y al final, aquellos que lo hacen a corazón abierto, terminan sepultados porque no creen....

Un Abrazo de Animo.....

CESAR dijo...

No estoy en el mejor momento como para dar animos a nadie, ¡no sabes como te entiendo! Y si este blog te sirve para desahogarte, pues gritalé. Dá menos importancia a las palabras, confía más en los gestos. Un abrazo.

Ricardo dijo...

Felisa, no se me ocurre nada para darte ánimos, para ayudarte en este difícil momento, sea lo que sea pero no quería salir de tu blog sin dejate unas palabras para que sepas que pasé por aquí y estoy contigo.

Un beso.

Maat dijo...

Para las madres, cualquier problema cobra una mayor magnitud si de alguna forma, encima, trasciende a nuestros hijos.
Vamos a confiar en que ese alguien sea al final una persona buena, justa, que te escuche y que al final razone... No pierdas ni la paciencia ni la calma.
Y por lo del blog no te preocupes. El peso de la rabia, repartido, pesa menos. Yo me llevo un cachito, ea.

Un fuerte abrazo.

Maat

B dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Felisa, ánimo, pero la verdad es que cómo no sé nada no me hago mucho a la idea.
En fin, desahogate en tu blog, que para eso es tuyo.
Un beso

jose dijo...

Hola Felisa,
aprovéchate del blog. ¿Recuerdas la entrada de hace unos días sobre si servía de terapia? Pues aprovéchate del blog.
Es verdad que es peor cuando los problemas se refieren a los hijos.
Y creo que no es solo cuestión de que quieran escuchar tus razones, sino de que sepan hacerlo.
Abrazos y ánimo.

Anónimo dijo...

hola tita!!!soy la Ana. He visto tu post. no me gusta verte triste. sabes que puedes contar conmigo. Ánimo. tkm

Ardilla Roja dijo...

Hola Felisa. Me he visto en el brete de tener que elegir entre los blogs que leo, a siete para entregar el premio Palabras como Rosas y después de reflexionar el tuyo ha sido elegido.

Pasa a recogerlo cuando quieras :)

Brisa67 dijo...

Creo que tu actitud es la correcta: "seguir creyendo en las personas", aunque algunas cosas te duelan.

Siempre he sabido que el día en que dejé de creer que las cosas podrían arreglarse y me volví negativa, cavé mi propia tumba emocional.

Desahógate cuanto gustes, para eso estan los blogs, para dejar salir aquello que en otras circunstancias te guardarías. Como puedes ver hay muchas personas que te comprenden.

Eso es lo que yo aprendí al llegar a este "mundillo nuestro", que aún quedaban personas buenas y nobles con quienes comunicarse.

Nunca te rindas y lucha contra esas injusticias que te estan dañando, pero sobre todo, sigue siendo tú y no pierdas de vista la salida del sol. Siempre vuelve a salir despues de la tormenta.

Un cálido abrazo

Proyecto de Escritora dijo...

Espero que se solucione pronto,ánimo!, no todo el mundo razona, y para esa gente lo mejor es alejarse lo mas posible.
Besos!!

Carmen Andújar dijo...

La verdad es que a mí también me ha pasado lo mismo. he ido muchas veces de buena fe y me he llevado los mayores palos. Como tú, de más joven era más ingenua; pero las cicatrices que te deja la vida te van curtiendo; aunque yo no pierdo la esperanza de que las personas tienen su parte buena; pero hay que saber encontrarla. De todas maneras, siempre tendrás este blog para encontrar unas amigas que te escucharán. No desesperes y vuelve a intentar hablar con esas personas ,y tal vez verás las cosas de otra forma.
Un beso grande

Beatrizl10 dijo...

Ánimo. No dejes de creer en las personas, ni de ser tan humana. Algunos nos decepcionan, pero nos enseñan valiosas lecciones. Un abrazo.

Menda dijo...

En fin, que es lo que hay......que la inocencia se cura a base de golpes( otorgados por la vida)

Qué me vas a contar!!!!

Un saludo.

~PakKaramu~ dijo...

Pak Karamu visit you

JuanRa Diablo dijo...

Había una canción de los 80 que decía "Esta es mi fiesta y lloro si me da la gana". Lo mismo puedes hacer aquí en tu blog: lo que te salga de adentro. La simpatía que ya nos causas hará que empaticemos contigo y de alguna forma te carguemos las pilas para seguir batallando contra todo.
Seguro que se arreglará todo, ya lo verás.
(Y ojala el mundo estuviera lleno de ingenuos como tú)

SeaSirens dijo...

En primer lugar, perdóname por llegar tarde a este mal rato tuyo, porque creo que es cuando más falta le hace a uno, que estén a su lado.

Aunque no podamos vernos o no nos conozcamos, me he sentido muy reflejada en este escrito tuyo, tan personal. Porque o he vivdo ese tipo de situación una y mil veces. Las personas como tú y como yo, suelen sufrir además por ello, de forma exagerada (o no tanto), porque somos más sensibles y de carácter benevolente.

La verdad es que me sorprende leer sobre tus sentimientos de ira, porque hasta ahora, creo que, excepto en alguna ocasión, tus relatos van dirigidos siempre a algo positivo, es decir, a cuentos con finales felices, con finales no tan felices, con risas, con temas sociales y siempre, siempre, con su alto grado de calidad.

Digo me sorprende, porque no me gusta verte triste y menos por algo que alguien, supongo, ha provocado en tu vida y a los tuyos, que eso aun tiene más pecado.
La verdad es que se aprende de todo aquello con lo que nos topamos, pero no necesáriamente ha de gustarnos.

Siento mucho tu decepción y tu desengaño.
Pero ei, Felisa, la cabeza bien alta y a por todas!!

Muchos besos de alguien que te aprecia!!!

Felisa Moreno dijo...

No sabeis cuánto agradezco vuestros comentarios de ánimo. Me gustaría contestaros uno a uno, pero esto se haría eterno. Sólo deciros que no os preocupeis, a veces me pongo un poco melodrámatica (será porque me creo escritora), pero no es nada grave. Es tan simple como un cambio de horario que trastoca toda mi organización familiar. Lo que más me ha dolido, las formas en que se ha hecho, sin ni siquiera darme un plazo para organizarme.
Lo que está claro es que no me voy a quedar callada porque creo que llevo razón, hay una Ley de Igualdad y un Estatuto de los Trabajdores que me la dan.

Gracias de nuevo, la verdad es que volcar aquí mi rabia me ha reconfortado bastante, si a eso añadimos vuestros comentarios de ánimo, el resultado es que me siento mucho mejor.

fonsilleda dijo...

¿Buenas, justas?, yo también lo creo, sigo empecinada en que sí, pero, la realidad, como a tí, me da en la cara continuamente.
No te preocupes por el blog, seguro que no le importa y la terapia es espléndida.
Bicos